12 de October de 2012 18:31

En ‘alianza’ con Aleyda Quevedo

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Esta vez parece que la lluvia no va a perdonar. En el sector centro-norte de la pequeña y alargada ciudad de Quito cae un aguacero. Las gotas son enormes. Tengo una chompa puesta, con capucha y todo, pero igual espero a que escampe. Para mi buena suerte, como suele ocurrir muchas veces, lo improbable sucede. El sol sale y vuelve a calentar, a pesar de la humedad. Se abre nuevamente el cielo de la Carita de Dios.

[[OBJECT]]

Tengo que encontrarme con la poeta Aleyda Quevedo a la hora del ocaso, en la Eloy Alfaro y Bélgica, zona conocida, por metonimia, como de la Alianza Francesa. Allí hay una lectura en homenaje a Pablo Neruda, que comienza a las 7:30. Aleyda va a leer… dos veces: una, con una grabadora al frente, en pleno frío, y otra ante un podio pequeño, frente a una cálida audiencia.

[[OBJECT]]

Cuando llego noto que está ya preparada. Lleva puesto un vestido blanco, negro y rojo, con patrones romboidales y líneas llenas de pequeños círculos. Se la nota alegre, casi jovial. Eso me tranquiliza. La saludo y me entero de que llego tarde; alguien se había adelantado y Aleyda ya había leído frente a una grabadora. Le pido por favor que repita sus lecturas frente a la mía. Ella acepta tranquilamente…

[[OBJECT]]

Estamos afuera, en el parqueadero de la Alianza Francesa. La gente empieza a llegar para las lecturas de Neruda. Nos queda poco tiempo. Sin ningún preámbulo, se pone a leer los primeros versos. Lee despacio, sentidamente, saboreando las palabras. Sus poemas evocan imágenes cotidianas, luego eróticas, luego luminosas. Algunos son poemas de su último libro ‘La Otra, la misma de Dios’. El más corto se llama ‘Hai-kai de los Pájaros’.

[[OBJECT]]

Si no fuera por un avión que pasa de pronto, o por un motor que se enciende en plena grabación, todo hubiera ido de maravilla. Pacientemente Aleyda repite por tercera vez sus lecturas. Le agradezco y me despido cuando ya vienen a buscarla para cerrar el homenaje. Sólo nos queda su voz, contenida en las siguientes grabaciones:

[[OBJECT]]

Bio:

Aleyda Quevedo Rojas, (Quito-Ecuador 1972). Poeta y periodista. Licenciada en comunicación social. Desde hace 13 años es reportera, editora y consultora de comunicación para el desarrollo, en diversos diarios y revistas del Ecuador y del extranjero, así como en agencias de cooperación internacional y organismos del Estado.

Ha publicado los libros de poesía: Cambio en los climas del corazón, 1989 Casa de la Cultura; La actitud del fuego, 1994 Ediciones de Los Lunes Lima-Perú; Algunas rosas verdes, 1996 Ediciones del Sistema Nacional de Bibliotecas-Ecuador; Espacio vacío, 2001, Ediciones de la Línea Imaginaria, Casa de la Cultura Ecuatoriana; y en 2007, Ediciones “El Perro y la Rana”-Colección Poesía del Mundo-Venezuela.En 1996 recibió el Premio Nacional de Poesía Jorge Carrera Andrade, por su libro “Algunas rosas verdes”.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)