La Academia de la Lengua cumple 140 años

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Ivonne Guzmán. Editora

Proyectos masivos en marcha, casa nueva (o para ser exactos: restaurada), invitados ilustres y el inmenso reto de penetrar con su trabajo en la vida de la gente común. Así encuentra su aniversario número 140 a la Academia Ecuatoriana de la Lengua (AEL).

En medio del ajetreo de las obras finales de la casa y de las prisas por llegar a Tababela a recibir al primero de los invitados extranjeros a la celebración, cinco de los 22 miembros de la AEL se toman un tiempo para hablar de su trabajo y de sus expectativas, ahora que comienzan una nueva etapa.

En tono de mea culpa, la directora de la Academia, Susana Cordero, asegura que su reto más grande reside en lograr trabajar en conjunto, "que no sean solo dos o tres académicos comprometidos sino que nos organicemos y logremos hacer grupos de trabajo, que sea más frecuente y en cual nos adaptemos todos a utilizar la Red (Internet) para avanzar más rápido".

Actualmente, como cuenta Julio Pazos, están trabajando arduamente (con reuniones quincenales) en la Comisión de Lexicografía. El plan es salir lo antes posible con una serie de cuadernos lexicográficos de difusión masiva. Los académicos están buscando la manera de que estos cuadernos "que no tendrán menos de 50 páginas y tratarán temas especializados como el fútbol, la gastronomía, la comunicación", dice Pazos, puedan distribuirse con los periódicos de mayor circulación nacional. Es apenas una idea y la gestión comenzará en breve.

Otros proyectos que igualmente ya están en marcha son los relacionados con la investi­gación científica de los vocablos y giros idiomáticos del habla cotidiana en el Ecuador, que luego son clasificados como ecuatorianismos y, eventualmente, incorporados en el Diccionario de la RAE o en el de Americanismos. A este, se suman, según lleva registro el prosecretario de la AEL, Francisco Proaño Arandi, el aseso­ramiento que están dando al Estado para el correcto uso del español. "Ya estamos trabajando con el Ministerio de Educación -dice Proaño- para transmitir a través de la televisión pública cápsulas informativas con temas acerca de la manera correcta de hablar y escribir".

Y el tercer proyecto en el que todos están embarcados es en la difusión, vía publicación, de la cultura ecuatoriana: literatura y pensamiento.

Otro desafío es lograr que la nueva sede de la AEL se convierta en un espacio cultural en el corazón del Centro Histórico de Quito. En palabras de Juan Valdano: "No queremos que la casa sea solo para los académicos, sino que como convenimos con el Municipio, cuando nos dio su apoyo, que por aquí pasen las inquietudes y propuestas culturales de los ecuatorianos; nuestro auditorio y nuestras aulas están dispuestos para eso".

Desde su calidad de escritor y miembro de número reciente, Jaime Marchán hace votos por que quienes como él, ya sea dentro o fuera de la Academia, están dedicados a la literatura logren hacer que la lengua se "exprese y dé testimonio", y cada vez más cerca de la gente.

LA CELEBRACIÓN

Los actos comenzaron ayer, con la conferencia magistral del secretario general de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva, cuyo tema fue 'La modernidad de El Quijote: visión y dicción'. No todas las actividades tienen lugar en la nueva casa. Villanueva se presentó en la U. Católica y el concierto de cuerdas que la Orquesta Sinfónica brinda en homenaje esta noche (19:00) es en la iglesia de Guápulo.

Pero la conferencia de hoy (11:30) de Hernán Rodríguez Castelo, 'Fermín Cevallos, el primer director de la Academia y su obra inicial de la tarea lexicográfica académica', y la sesión solemne, con la presencia de José María Blecua, director de la RAE, son en la casa nueva.

EN CONTEXTO

Hace 140 años se reconoció oficialmente la existencia de la Academia Ecuatoriana de la Lengua; la segunda de la región, tras la colombiana. Desde 1905 hasta mediados de los 80 estuvo en la cas a a la que vuelve hoy, tras haber sido restaurada con apoyo de la Cooperación Española.

LOS ACADÉMICOS

Contenedor de tips

Francisco Proaño Arandi / Prosecretario de la AEL


Cuencano, doctor en Jurisprudencia y diplomático de carrera. Novelista y cuentista.

Julio Pazos / Censor de la AEL


Oriundo de Baños, doctor en Literatura. Es poeta y ha investigado la gastronomía nacional. 

Susana Cordero / Directora de la AEL


Cuencana, doctora en Ciencias de la Educación. Dirige la institución desde el 2013. 

Juan Valdano / Tesorero de la AEL


Cuencano, doctor en Filosofía y Letras. Investigador, ensayista y novelista. 

Jaime Marchán / Miembro de Número


Quiteño, doctor en Jurisprudencia, diplomático de carrera. Es novelista. 


Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)