31 de May de 2012 13:12

A los 80 años, Fernando Botero vive y trabaja cada día con más intensidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1

A sus 80 años, el colombiano Fernando Botero sigue pintando, esculpiendo y viviendo la vida cada vez con mayor intensidad, confió el artista en París, donde recibió hoy una medalla de honor otorgada por el senado francés.

“Toda la vida he vivido muy ocupado, lleno de proyectos, pero este año como que se ha intensificado la cosa”, observó Botero, quien cumplió el 19 de abril 80 años llenos de juventud, vitalidad y lucidez.

“Tengo ahora la más grande retrospectiva de mi vida en el Palacio Nacional de Bellas Artes” de México, dijo el artista, que indicó que la exposición “Fernando Botero, una celebración”, curada por su hija, Lina Botero, reúne unas 180 obras, incluyendo dibujos, esculturas, óleos y pasteles de varios periodos de su vida.

“Hay también ahora una exposición en el Museo de la Memoria de Chile y otra retrospectiva en Asís (Perugia, Italia). Y el 7 de julio se abre una exposición también muy grande en Pietrasanta (una localidad en la costa norte de Toscana), donde trabajo en el verano” boreal, señaló.

En una afable conversación con un pequeño grupo de periodistas en los elegantes salones del Palacio de Luxemburgo, sede del senado francés, Botero conversó sobre la serie de pinturas y dibujos que realizó hace unos años, inspirándose en las torturas que sufrieron los prisioneros iraquíes en la cárcel de Abu Ghraib, en Iraq, a manos de militares estadounidenses.

Esta es una serie que se aparta del resto de su obra, reconoció el artista nacido en Medellín, quien recordó que había hallado su estilo propio -colorido, redondo, sensual- cuando era muy joven. Un “estilo amable”, notó.

“La pintura se ha hecho históricamente sobre todo para tratar temas amables; nadie ha visto por ejemplo un cuadro triste o melancólico del impresionismo. Y si uno mira el panorama de la pintura, grandes pintores como Tiziano, Boticcelli, (Diego) Velázquez, siempre han tratado temas bien amables”.

“Pero hay veces que hay situaciones inaceptables. Y entonces uno tiene que reaccionar como artista, como hombre sensible, como hombre que se interesa a la política también”, dijo Botero, precisando que esa dramática serie que donó a la Universidad de Berkeley, en California, era sólo “un episodio” en su trayectoria.

“Esos cuadros de Abu Ghraib son sólo un episodio en medio de mi actividad de artista, que tiene una dirección hacia temas más bien amables”, subrayó el pintor, que recordó que su primer “botero” fue una naturaleza muerta que pintó a los 20 años.

En ese cuadro, Botero -muy influido por el arte pictórico de los creadores italianos del 'quattrocento', la pintura que se enmarca en el primer Renacimiento- había hallado ya esos volúmenes y colores que ahora valen varios millones de dólares en el mercado del arte internacional.

El creador colombiano subrayó que la medalla de honor que le otorgó el jueves el senado francés, en ocasión del Día de América Latina y el Caribe en Francia, le da un “especial gran placer”, sobre todo por la importancia que ha tenido París en su vida y en su obra.

“En 1992 la ciudad de París me invitó a hacer una gran exposición en la avenida de los Campos Elíseos. Yo he sido el único artista que ha tenido esa oportunidad. Tuve 32 esculturas monumentales de la plaza de la Concordia al Rond-Point de los Campos Elíseos. Fue un evento para mí de una importancia extraordinaria, y todavía se recuerda”, explicó.

El artista, que recalcó que también tiene una “presencia permanente” en Colombia, donde tiene una casa, y donde hay dos museos dedicados a su obra, sigue trabajando, pintando como en esa época, y tratando los mismos temas.

“Estoy trabajando en los temas eternos de la pintura: figuras y naturalezas muertas. No hay que inventar temas. Lo que pasa es que los trato como nunca los ha tratado nadie, allí está mi originalidad”, subrayó.

“Pinto todos los días, a diario, también los sábados y domingos. No he encontrado otra actividad que me produzca más placer que pintar. Si acaso hallo algo que me divierta más, que me parezca más excitante, pues haré eso. Pero creo que ya a los 80 años, no hallaré algo mejor”, concluyó, riendo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (10)