13 de March de 2012 00:05

48 piezas de arte se elaboraron con material reciclado

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Bujías, motores, tubos, latas... son los elementos con los que John Moyano elabora sus esculturas y piezas decorativas. Sus obras se exhiben en el museo de la Casa de las Posadas, en el Centro Histórico de Cuenca.

El cuencano, de 25 años, exhibe 48 piezas en esta casona patrimonial. En el primer salón hay un barco español: un galeón que evoca los tesoros traídos de América. Fue construido con latón, bujías y otros materiales reciclados.

En esa misma sala también está una cabeza de caballo, elaborada con las cadenas de una motocicleta, tuercas, bujías. Para construirla se usó la técnica del repujado, que hace que esta pieza se vea estilizada.

En el pasillo de la Casa de Las Posadas, en cambio, existen esculturas del Quijote de la Mancha, cristos, santos. En la parte de atrás del museo se exhiben motos de colección, vehículos fórmula uno, trenes, carrozas...

Zulia Pacheco visitó la muestra. Ella se quedó sorprendida de cómo a través del material reciclable se elaboraron piezas decorativas para el hogar, museos, hoteles…

Su pieza preferida fue una carroza, la cual recibió un tratamiento y tiene una tonalidad amarillenta, envejecida. “Es linda porque cuida cada detalle. Sus llantas se mueven”.

Moyano, quien es artesano en la rama de la mecánica industrial, elabora puertas, ventanas y piezas de hierro. Empezó a construir estas obras de forma accidental.

Hace dos años y medio, su hijo le rompió un carro que le había regalado su padrino, cuando Moyano tenía 8 años; desde entonces empezó a manipular fierros para reparar ese entrañable objeto.

Así, al crear estas piezas, fue como encontró un camino de expresión. Para esta muestra le tomó dos meses elaborar las 48 obras que se expondrán hasta finales del mes. Las piezas cuestan desde USD 40 hasta USD 700.

Para el curador, el diseñador Alberto Gómez, el trabajo de Moyano es excepcional porque labora desde lo sencillo hasta crear una pieza en la que cuida cada detalle. “Cada obra es una historia que está vinculada con su vida y con su niñez, cuando vendía caramelos...”

Gómez señala que la técnica de trabajar con bujías y otros materiales tiene relación con el medio donde creció el artista, una necesidad de escape y oportunidad, desde el modelado de material desechado.

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)