3 de January de 2011 00:00

16 directores exponen la realidad de Haití

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Múltiples miradas sobre Haití y su gente, a través de audiovisuales de 16 directores de diversas latitudes, realizan una travesía por las principales ciudades caribeñas. La Muestra Especial Itinerante de Cine se une a los planes internacionales en apoyo a ese país, asolado en enero del 2010 por un terremoto sin precedentes.

La muestra “permite que se conozca, más allá de lo que presenta la televisión, la situación económica, social y política de mi país y la gran riqueza cultural que caracteriza a este pueblo”, explicó el realizador haitiano Arnold Antonin, sobre la iniciativa organizada por la Oficina de la Muestra Itinerante de Cine del Caribe, con sede en La Habana.

La selección incluye 18 obras sobre la tierra de la primera revolución en la región latinoamericana y caribeña (1791-1804), de ellas cinco de ficción, 12 documentales y un corto de animación, subtituladas al español, francés e inglés. Las obras se exhibieron en junio pasado en La Habana y en Holguín, a unos 748 kilómetros de esta ciudad.

La presentación oficial fue en noviembre en el Errol Barrow Centre, de Barbados. Desde ese mes, transita por las salas de proyecciones de San Cristóbal-Nevis, Curazao e Islas Caimán, y se extenderá este año por Granada, Belice, nuevamente Barbados y luego viajará hasta Argentina, entre otros países.

El proyecto es de carácter regional y no lucrativo. “Cualquier fondo que resulte de la presentación será donado a instituciones de ayuda a la niñez haitiana”, dijo Rigoberto López, presidente de la muestra, quien la define como un “tributo a la cultura y la historia del pueblo” del país caribeño.

El 12 de enero del 2010 un sismo removió parte del suelo haitiano. Como consecuencia, su capital, Puerto Príncipe, quedó devastada y más de 200 000 personas fallecieron. Tras la catástrofe, imágenes de esta nación arrasada y en recuperación inundaron durante meses los medios de comunicación de todo el mundo.

Así, la selección fílmica “pretende propiciar la reflexión sobre la otra cara de Haití, la cual es reflejada en los filmes que la componen: su historia extraordinaria, su reconocido aval artístico e intelectual, sus tradiciones y su identidad”, abundó López. En ella prevalecen autores haitianos como el mismo Antonin, Claude Mancuso, Richard Senecal, Dimitri Medart y Frantz Voltaire.

Antonin intenta reflejar en su obra que “a pesar de la miseria de las masas, las catástrofes y la negligencia criminal de muchos de sus dirigentes, el pueblo de Haití sigue luchando por una vida mejor”. Su largometraje titulado ‘¿Tiene sida el Presidente?’ y los documentales ‘Jacques Romain: La pasión de un país’, ‘Tiga y crónica de una catástrofe anunciada’, son parte de la muestra.

Así, el proyecto busca mantener la sensibilidad del público en “la necesidad de acompañar a Haití en su reconstrucción”. Esta meta contribuye además al objetivo principal de la Oficina de la Muestra Itinerante del Caribe: crear el imaginario de la región caribeña, a través del reconocimiento de las semejanzas que existen dentro de su diversidad.

A la par de la selección especial de filmes sobre Haití, la Muestra Itinerante de Cine del Caribe inició en el 2010 su tercera edición, que implica a 27 países del área, convoca a foros temáticos y prioriza productos dedicados a la niñez y la adolescencia. Un total de 61 películas, en formato DVD, se proyectan en salas o espacios comunitarios de localidades menos favorecidas.

El cine caribeño “es un acto descolonizador, liberador, una respuesta desde el pensamiento y el arte autóctono a los estereotipos que, en tanto visiones ajenas, reproducen una visión reductivista de nuestras sociedades, historias y culturas”, opinó López, presidente de la muestra que incluye a las diásporas de estos países dispersas por el orbe.

Sin embargo, especialistas estiman que el cine de la región constituye el arte menos conocido y divulgado entre sus públicos. Ante esta realidad, el proyecto impulsa el doblaje de los filmes a los principales idiomas del área. Hasta ahora, el esfuerzo alcanza subtítulos en inglés, francés, español y creole, en número limitado.

Por la muestra, “sus pueblos pueden conocerse mejor y ver los rasgos culturales característicos de cada uno, que a menudo no se conocen”, señaló Antonin.

Para Carla Foderingham, directora ejecutiva de la Trinidad & Tobago Film Company, este esfuerzo demuestra una vez más que el Caribe está moviéndose hacia formas de integración.

Desde su inauguración en el 2007, auspician esta iniciativa el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos, el Ministerio de Cultura, la Oficina Regional de Cultura para América Latina y el Caribe de la Unesco y la representación del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia en La Habana.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)