21 de junio de 2017 00:00

El ritmo andino se enseña a 40 niños azuayos

La presentación se realizó el sábado pasado desde las 20:00, en el Teatro Casa de la Cultura del Azuay, en el Centro Histórico de Cuenca.

La presentación se realizó el sábado pasado desde las 20:00, en el Teatro Casa de la Cultura del Azuay, en el Centro Histórico de Cuenca. Foto: Xavier Caivinagua para EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
Giovanni Astudillo 
Editor (F - Contenido Intercultural)

El grupo infantil Guagua Wayra cumplió su segunda presentación el pasado sábado 17 de junio de 2017 en la Casa de la Cultura del Azuay. Este acto fue parte de la Gala Internacional de Danzas del Mundo, en la que compartió escenario con los grupos Wayrapamushkas (Hijos del Viento) y Expresión Latinoamericana.

Guagua Wayra fue creado en abril de 2017 por los integrantes de Wayrapamushkas con la intención de ampliar su aporte a la difusión del conocimiento y los saberes tradicionales a través de la danza.

Son 40 niños, que tienen entre cinco y 12 años. Ensayan los lunes, miércoles y viernes, en dos grupos. Los primeros de 15:00 a 16:30 y los otros desde las 16:30 y hasta las 18:00, en la Unidad de Cultura de la Universidad de Cuenca.

El sábado pasado, ellos presentaron ritmos ancestrales relacionados con la Chola y el Chazo cuencano y otros ritmos andinos; abrieron la gala internacional y se presentaron otra vez en la mitad.

El pasado 1 de junio, se realizó la primera presentación en el mismo teatro de la Casa de la Cultura. Allí, mostraron un mosaico de ritmos de la Sierra, que duró 10 minutos, y otro de la Costa con música montuvia y amorfinos, que duró seis minutos.

La directora del grupo Wayrapamushkas, Paola Guzmán, destaca el trabajo de los niños y su interés por las danzas ancestrales. Según ella, si bien las clases de 90 minutos representan un arduo trabajo, no es complicado enseñarles porque los ritmos son alegres y festivos. “Les interesa aprender nuevos pasos. Se involucran y están orgullosos de nuestra identidad”.

Guzmán agrega que el aprendizaje de la danza es complementado con trabajo lúdico e información. Las clases empiezan con un calentamiento para predisponer el cuerpo. Luego, Geovanny Aucay y Gardenia Muñoz les enseñan los diferentes pasos, ritmos, coreografías y fiestas tradicionales del Ecuador. A final de la clase hay un espacio didáctico con juegos tradicionales y capacitación sobre la ropa y los accesorios de las diferentes etnias.

Los niños reciben una explicación mirando los trajes que tiene la agrupación Wayrapamushkas. Aprenden cuándo y cómo los utilizan y las diferentes combinaciones. Además, dibujan y pintan cada una de las vestimentas.

Los viernes participan en un compartir emulando las pampamesas. El objetivo es que conozcan sobre los principios y valores andinos como la reciprocidad y unión. Guzmán señala que cuentan con espacio para otros 10 interesados y pueden acercarse a la Unidad de Cultura de la Universidad de Cuenca.

No tienen un perfil de aspirantes, lo único que piden es que les guste bailar, la danza, la cultura y pongan atención, expresa Guzmán.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)