24 de julio de 2015 16:30

‘Cuando se va la luz’enciende la arquitectura comprometida

Carlos López y Verónica Grijalva y algunos de los rincones de Noite Crative Home, una casa hotel. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Carlos López y Verónica Grijalva y algunos de los rincones de Noite Crative Home, una casa hotel. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Gabriel Flores
Redactor (I)

El arte es garantía de cordura. La frase de la artista francesa Louise Burgeois está escrita sobre el dintel de la puerta de entrada donde viven Verónica Grijalva y Carlos López, los fundadores de ‘Cuando se va la luz’, un ‘hub’ (punto de intercambio) intercultural artístico creativo que funciona en Quito desde el 2009.

‘Cuando se va la luz’ trabaja en red con colaboradores nacionales y extranjeros que se muevan dentro de la industria naranja (cultural, creativa o del entretenimiento), para generar proyectos vinculados al arte, el patrimonio y la cultura.

Las personas que se han vinculado con el trabajo de este ‘hub’ son artistas pero también sociólogos, antropólogos, arquitectos, físicos y matemáticos. El único requisito para ser parte de esta red es que una persona aplique la creatividad dentro de su profesión.   

Una de las apuestas de ‘Cuando se va la luz’ es ‘.Q’, un proyecto de regeneración y conservación arquitectónica dirigido por la Fundación Verde Milenio, que cuenta con el apoyo técnico y profesional de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Nebraska, Estados Unidos.

“La idea -dice Grijalva- es promover la revitalización de la ciudad especialmente en áreas que están abandonadas”. Este proyecto surgió luego de la colaboración de ‘Cuando se va la luz’ en trabajos en comunidades de Galápagos y Yasuní.

Quito Creative City es otra de las propuestas creadas por los integrantes de ‘Cuando se va la luz’. Este proyecto busca promover la interculturalidad a través de emprendimientos sociales exitosos enfocados en la industria naranja.

Este punto de intercambio creativo maneja proyectos de regeneración arquitectónica y cultural.  Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Este punto de intercambio creativo maneja proyectos de regeneración arquitectónica y cultural. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Hace unos meses se organizó el primer evento, cuya programación estuvo compuesta por Open Conferences, Open Works y Open Experiences. Uno de los invitados fue Servando Barreiro, un lutier electrónico que compartió las experiencias de su trabajo sonoro y visual.

En estos años y como parte de la propuesta de ‘Cuando se va la luz’ López ha trabajado una serie de documentales que buscan mostrar la vida personal de personas vinculadas al mundo de la cultura como Rafael Cáceres, artista cubano, Los Títeres Transhumantes de Perú o la del maestro ecuatoriano Hugo Chiliquinga.

Una de las formas para autogestionar los proyectos en los que trabaja ‘Cuando se va la luz’ es Noite, un hotel creativo. Este cuenta con piezas de autor que promueven temas como la interculturalidad y el patrimonio.

En este espacio de pisos de madera, tuberías de cobre y patio de piedra hay cuatro habitaciones, cada una con piezas artísticas únicas.

Algunos de los objetos que hay en este hotel fueron rescatados de la basura o de la calle, como uno de los sofás que adorna una de las salas.

Grijalva señala que Noite les ha permitido crear vínculos con personas del extranjero que luego se han convertido en colaboradores de sus proyectos. En las próximas semanas este hotel dejará Cumbayá y se trasladará a Quito, al sector de Bellavista en Quito.

El objetivo es ampliar la interrelación con los creativos y con el público en general.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)