23 de julio de 2016 00:00

El crossfit acuático llegó al Ecuador

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 0
Indiferente 3
Sorprendido 1
Contento 4
Paola Gavilanes
Redactora (I)

En lugar de flotadores usan pesas rusas, cuerdas y hasta balones medicinales para ejercitar cada uno de los grupos musculares bajo el agua. Algunos participantes –hombres y mujeres- recorren 25 metros cargando un peso de hasta 50 libras. Unos lo hacen con la cabeza fuera del agua y otros, sumergiéndola por completo.

Este ejercicio, precisamente, forma parte del entrenamiento que cumplen cada fin de semana los amantes del crossfit en el agua. El uso de la piscina para la práctica de esta disciplina es común en países como Estados Unidos, Colombia, sin embargo, en Ecuador recién empieza la fiebre por este sistema de entrenamiento en su versión acuática.

Al momento solo tres box (gimnasios especializados de crossfit) de Quito y Guayaquil han incluido la piscina para cumplir con el acondicionamiento. Este sábado, precisamente, se realiza una demostración en el Pacific Garden, en el valle de Los Chillos.

El trabajo con peso bajo el agua, según Alexandra Sandoval, entrenadora en el box 746W, aumenta la resistencia física, mejora la circulación y la capacidad respiratoria. Además, fortalece, tonifica los músculos y ayuda a quemar calorías. Pero hay más: es ideal para personas de todas las edades -desde los 12 años- porque las articulaciones no sufren impacto, como sucede, por ejemplo, cuando una persona salta sobre un terreno sólido o trota sobre un terreno empedrado.

El trabajo bajo el agua, aclara Sandoval, forma parte de un circuito. Es decir, solo una parte de la clase se realiza dentro de la piscina, pues hay ejercicios que necesariamente deben cumplirse sobre una superficie sólida: flexiones de pecho, saltos sobre cajones, abdominales. Bajo el agua, los alumnos realizan sentadillas sosteniendo un peso con ambas manos, corren, hacen tijeras. Estas últimas, por ejemplo, activan los músculos del tronco inferior: glúteos, piernas. El único requisito para unirse a estos entrenamientos es saber nadar.

De acuerdo con el portal especializado en deportes Sportlife.es, en el crossfit acuático se incrementa la intensidad de los ejercicios ya que los músculos se enfrentan a una barrera para su movimiento. Asimismo, favorece a las prácticas que realizan las personas en rehabilitación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (4)