8 de May de 2014 00:04

Las crías de mascotas nacen en quirófanos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Arena es una perra de raza beagle. Tiene 3 años y medio, y hace un mes parió cuatro cachorros. La camada es atendida en Castel Dog, una maternidad para perros donde atienden a los recién nacidos y a la madre.

Miriam Daza trabaja en este campamento canino y explica que su labor consiste en recibir temporalmente a los cachorros cuando los dueños no los pueden atender. Allí los alimentan y les ofrecen agua permanentemente.

Estos canes son atendidos en ambientes separados. El objetivo es que no estén en contacto con otros animales porque por lo general a esa edad aún no están vacunados.

Tampoco se los saca al patio para evitar que se coman desperdicios. El costo de cuidarlos cada día varía entre los USD 10 y USD 15.

Sin embargo, atender a los cachorros es la etapa final de un proceso de maternidad que se inicia como mínimo dos meses antes del parto.

Carlos Alvarado es médico de la Clínica Veterinaria del Valle. Este especialista indica que el seguimiento se tiene que hacer desde que comienza la etapa del celo. En este período -que dura 15 días- los veterinarios ya pueden establecer la fecha exacta de la monta con un examen conocido como citología vaginal y así asegurarse de que la perra quedará preñada.

Después de un mes de gestación se tiene que realizar una ecografía para conocer la salud de las crías, el número aproximado de la camada y sobre todo la fecha tentativa del parto. Esto es muy importante, porque si los dueños no disponen del tiempo ni del ­lugar apropiado, lo aconsejable es que dejen a la perra en una maternidad mínimo cinco días antes del nacimiento.

La idea es que el animal se adapte al nuevo ambiente y así disminuir el estrés. De lo contrario, "la labor de parto tiende a detenerse", según Fernanda Hernández, subdirectora del área médica del Hospital Veterinario Sinaí. Los especialistas explican que aunque no se ha podido comprobar, la tensión durante el nacimiento puede propiciar que las perras se coman a sus crías porque perciben que el entorno es hostil y por ende no apto para sus hijos.

Aparte del proceso de adaptación, es fundamental el monitoreo permanente durante la maternidad. Los veterinarios saben que el parto está por iniciar cuando la frecuencia cardíaca de los cachorros disminuye de 220 latidos por minuto a 190 o 180.

Además, la temperatura de la madre baja de 38,5° a 36,5°; aparece una secreción verdosa en la vulva y comienzan las contracciones en el abdomen. Cuando el parto es normal, cada perro nace en el lapso de una hora.

Este tiempo es suficiente para que la madre rompa la placenta, corte el cordón umbilical y lama a sus crías para estimular el corazón y el movimiento del intestino. Pero suele suceder que nacen dos perros en cuestión de minutos y la madre no puede atenderlos de forma inmediata.

En este caso los veterinarios tienen que asistir en la labor de parto para evitar que una de las crías muera.

Una vez que se ha producido el nacimiento, los especialistas verifican que la temperatura en el ambiente no sea menor a 30°C. Para ello los canes tienen que permanecer recostados sobre unas planchas térmicas, que son como unas colchonetas que se colocan dentro de la jaula.

Mientras tanto, las mascotas tienen que lactar de inmediato, pues en las primeras 24 horas la madre secreta una sustancia rica en proteínas que se conoce como calostro. De no ser así hay 90% de probabilidades de que los cachorros mueran a causa de una infección o una enfermedad.

Cuando el parto concluye, no se recomienda trasladar a las crías a ningún otro lugar hasta después de ocho días.

El tiempo que dura la maternidad también es importante para identificar las complicaciones que pueden presentarse durante el parto y de esta forma estar preparados para una cesárea.

Las ecografías ayudan a analizar el tamaño y la posición de las crías. Pero hay razas, como bulldog inglés, en las que el 80% de los partos tiene que ser con cesárea porque sus hombros y su cabeza son muy anchos.

En contexto

Una perra puede parir de cuatro a ocho cachorros. Cada cría nace en el lapso de una hora, aunque ese tiempo puede adelantarse. En la actualidad hay servicios de maternidad para ayudar a los dueños antes, durante y después del nacimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)