5 de agosto de 2015 15:59

Crean sustancia que bloquea infección de la enfermedad de la vaca loca

Los descubrimientos de los investigadores fueron publicados hoy 5 de agosto en la revista Science Translational Medicine. Foto: Wikicommons.

Los descubrimientos de los investigadores fueron publicados hoy 5 de agosto en la revista Science Translational Medicine. Foto: Wikicommons.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Investigadores europeos crearon una sustancia que bloquea en los roedores la infección por agentes de la encefalopatía espongiforme bovina, o enfermedad de la vaca loca, abriendo así la puerta al primer medicamento, según un estudio publicado el miércoles 5 de agosto.

Esta macromolécula, llamada politiofeno, impide la aglutinación tóxica de agentes infecciosos (priones) en el cerebro, informaron los investigadores, cuyo descubrimiento fue publicado en la revista estadounidense Science Translational Medicine.

Cuando las proteínas que forman los priones sufren una mutación, pueden infectar el cerebro y generar una enfermedad neurodegenerativa rara, a menudo mortal, como la encefalopatía espongiforme bovina (BSE, por su sigla en inglés) en las vacas, o la nueva variante de la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (nvMCJ) en los humanos.

Estos agentes infecciosos se multiplican desencadenando en las proteínas sanas una reacción de aglutinación que genera la formación de largas cadenas de fibras muy tóxicas para las neuronas. Los investigadores probaron un amplio abanico de politiofenos en ratones y hámsters infectados por priones para determinar cuáles eran los más eficaces en materia de neutralización, y consiguieron crear nuevos politiofenos con capacidades incrementadas de bloqueo, lo que minimiza los daños al cerebro.

El politiofeno más prometedor, que prolongó la vida de los roedores infectados más del 80%, fue probado contra dos matrices de priones y parece haber actuado desde los primeros estados del fenómeno de aglutinación, señalaron los científicos, pertenecientes al Instituto de Neurología de la Universidad de Zúrich (Suiza) y al Instituto de biología y química de las proteínas de la Universidad de Lyon (Francia). Según ellos, este descubrimiento podría permitir la creación de una nueva clase de medicamentos.

 El primer diagnóstico de BSE fue efectuado en el Reino Unido en 1986, en el marco de una epidemia que duró varios años y que se propagó a otros países de Europa y del resto del mundo. Sospechosa de estar en el origen de la enfermedad Creutzfeldt-Jakob en el hombre, la enfermedad de la vaca loca provocó un abandono por parte de los consumidores de la carne de vaca y una grave crisis en el sector bovino. Centenares de miles de rumiantes fueron abatidos. 

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)