9 de enero de 2018 00:00

La cosmovisión andina tiene su espacio en Quito

Aya Mayla (izquierda)  es profesor del  Centro de Pensamiento y Culturas Andinas Tinkunakuy, en Quito. Foto: Diego  pallero /EL COMERCIO

Aya Mayla es profesor del Centro de Pensamiento y Culturas Andinas Tinkunakuy, en Quito. Foto: Diego pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Paola Gavilanes
(F-Contenido intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Enseñar al mundo la cosmovisión andina a través del lenguaje. Ese es uno de los propósitos del Centro de Pensamiento y Culturas Andinas Tinkunakuy, que fundado hace 10 años por varios académicos. Ahora también es impulsado por jóvenes de diferentes comunidades de Ibarra, Otavalo y otros radicados en Quito.

Tupac Amaru Anrango es uno de ellos. Llegó a la capital hace una década. Tiene 30 años y es comunicador social. Se vinculó a Tinkunakuy hace 10 años, tras sentir la necesidad de compartir con gente de su comunidad.

De acuerdo con Amaru, la institución surgió con el objetivo de realizar investigaciones teóricas, científicas y filosóficas del mundo andino. Los fundadores se mantuvieron en ese camino por tres años.

Luego arrancó el centro de educación en donde se dictan talleres, capacitaciones, conferencias relacionadas con la dinámica del mundo andino. Finalmente, incluyeron las clases de kichwa en sus instalaciones.

A través de la lengua hacen investigaciones de filosofía, medicina, vestimenta, problemas sociales, entre otros ámbitos. Abordan temas locales y mundiales atravesados por la lengua kichwa que, precisamente, les permite mantener abierto el Centro de Pensamiento y Culturas Andinas.

Amaru contó que en el momento tienen 22 estudiantes de diferentes edades. El curso contempla siete módulos y cada uno cuesta USD 90, con una duración de dos meses y que se dictan los martes y jueves, de 17:00 a 19:00; o los sábados de forma intensiva.

Destacó que los interesados en aprender kichwa son siempre profesionales. “Son personas que sienten la necesidad de entender la cosmovisión andina. Lamentablemente, son pocas aún”.

El joven comunicador aseguró que muchas personas jamás se sumarían a las clases aunque fueran gratuitas, porque se avergüenzan de sus raíces, del idioma, por lo que priorizan entonces idiomas extranjeros.

A pesar de eso los miembros del Tinkunakuy iniciaron una campaña en redes sociales, como Facebook por ejemplo, para promover el aprendizaje de la cultura andina entre los más jóvenes. “Utilizamos el medio más cercano para nosotros para producir. Así es como la cultura viaja por el mundo”.

Kasha Yamberla es profesora de esta institución. Es estudiante de la Facultad de Comunicación Social de la Universidad Central del Ecuador y se vinculó al Centro de Pensamiento para sentirse en casa mientras termina la carrera. Ella es una de las protagonistas de los videos que están en la página de Facebook y que llaman la atención de sus visitantes, por la gracia con la que invita a las clases de kichwa. Su meta es que más gente entre en contacto con esta cultura.

De acuerdo con Amaru, los miembros de esta institución optaron por ese tipo de producción para demostrarle a la gente que aprender el idioma de los ancestros también es divertido.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (0)