24 de abril de 2018 00:00

Cortometraje plasma leyenda kichwa de la Tullpa Mama

En la comunidad de Chirihuasi, en La Esperanza, fue rodada esta obra cinematográfica de 16 minutos. Foto: Cortesía de Marcelo Trujillo

En la comunidad de Chirihuasi, en La Esperanza, fue rodada esta obra cinematográfica de 16 minutos. Foto: Cortesía de Marcelo Trujillo

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 5
Redacción Sierra Norte
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Inti, el niño que personifica Fernando Ichau, es el protagonista principal del cortometraje ‘La ­Tullpa Mama’ (La Madre Fuego).
La cinta, que dura 16 minutos, está inspirada en un cuento indígena. Está basada en el libro ‘Cuentos y Leyendas del Pueblo Kichwa Karanki’, que fue compilado por Elvis Tuquerres y Ernesto Farinango.

La obra, que se publicó en el 2010 con apoyo de los fondos concursables del Ministerio de Cultura, recoge medio centenar de tradicionales orales que podían desaparecer.

La investigación se hizo en las parcialidades del territorio ancestral. “Los mayores comunicaban los principios y valores a ­través de estos relatos”, comenta Tuquerres.

La trama de ‘La Tullpa Mama’, que fue adaptada para el guión cinematográfico por el Colectivo Minga Social, gira en torno a un chico que no quiere obedecer a su madre, representada por Gladys Potosí.

Inti creció escuchando que si no cumplía las órdenes de sus padres podía ser devorado por la Tullpa Mama. Este personaje mítico, representado por Mercedes Medina, fue recreado con el rostro oscuro, como si estuviera cubierto de ceniza, y el cabello alborotado.

El preestreno de este filme, que tiene diálogos en idioma kichwa y subtítulos en español, debía efectuarse el viernes último en el Teatro Cine Sebastián Cordero, del Colegio Simón Bolívar, en la capital de Imbabura.

La idea era conocer las impresiones de un primer grupo selecto de espectadores, comentó el director Marcelo Trujillo Ruano.
El cortometraje fue rodado en su totalidad en la comunidad de Chirihuasi, en la parroquia La Esperanza.

Este valle, rodeado de montañas cubiertas por sembríos y bosques, es el hogar de parcialidades del pueblo Karanki.

Chirihuasi, que en español significa Casa Fría, es una de las localidades de esta zona andina. El paisaje está compuesto por viviendas esparcidas en torno a los predios agrícolas.

Esto le convirtió en una locación ideal para este proyecto desarrollado por la productora Marxcine, comenta Trujillo.
En uno de los diálogos de la cinta se dice que “no hay que sufrir por todo o la Madre Tierra traerá tristezas”.

En otra escena, la madre de Inti lo envía a la casa de un vecino para que entregue una porción de maíz, pero a cambio debía traer dulce.

Pero durante el trayecto el pequeño se encuentra con varios amigos que le invitan a un juego de canicas. En medio del entretenimiento pierde la encomienda. Una señora que caminaba por el lugar encontró la carga que consideró estaba abandonada y se la llevó.

Al regresar, el chico recibe un castigo de su madre, por lo que esa noche se queda dormido junto al fogón. Según los taitas (padres), en torno a las anaranjadas lenguas de fuego habita la Tullpa Mama, que a la medianoche sale y se lleva a las personas irreverentes.

La realización de este cortometraje fue un proyecto de tesis de Marcelo Trujillo, previo a la obtención del título de licenciatura en Diseño y Publicidad.

Este es su segundo cortometraje. En el 2008 dirigió ‘Greco’, la historia de un niño ciego. Trujillo también ha cola­borado en las producciones de los documentales de las Tres Marías y la Banda Mocha de Chalguayaco.

Al joven cineasta le pareció importante hacer un trabajo audiovisual con elementos de diseño y video en la pe­lícula ‘La Tullpa Mama’.

Igualmente, tiene como fin revalorizar la vida en comunidad, la convivencia familiar, las cosechas y el bordado.

“Hay jóvenes que se avergüenzan de ser indígenas, salen de la comunidad y dejan de vestir la ropa tradicional y de hablar kichwa”.

‘La Tullpa Mama’ es una producción de bajo costo. Para cubrir los gastos de rodaje se usó a un crédito bancario de USD 3 000. Los recursos se invirtieron en ensayos de los improvisados actores y actrices, pues todos fueron voluntarios. Se cubrieron gastos de transporte y alimentación.

El estreno de esta película está previsto para este mismo año, en una de las salas de cines comercial. También se proyectará la obra en la comunidad Chirihuasi.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)