8 de April de 2015 21:28

33 coristas manabitas alistan una opereta sobre Eloy Alfaro

Los integrantes del coro ensayan en un inmueble que anteriormente fue la escuela para niñas Eloy Alfaro, en Montecristi. Foto: Patricio Ramos/ EL COMERCIO

Los integrantes del coro ensayan en un inmueble que anteriormente fue la escuela para niñas Eloy Alfaro, en Montecristi. Foto: Patricio Ramos/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Patricio Ramos
Redactor (I)

En el segundo piso de la emblemática casona restaurada donde funcionó la Escuela de niñas Eloy Alfaro, en la parte alta de Montecristi, ensaya el primer coro lírico de Manabí. Lo hacen por las noches los martes y jueves.

Sus 33 integrantes se reunieron el 7 de abril para continuar afinando detalles de lo que será el mayor trabajo de un coro en Manabí: llevar a escena, a través de una opereta, la vida y obra del hijo más ilustre de Montecristi, Eloy Alfaro Delgado. Esta pieza es uno de los más de 10 trabajos en el género coral que ha llevado a los escenarios de la provincia este grupo de cantores liderados por el director Ángel Muentes.

En las inmediaciones de esta casona es común escuchar las sonoras voces de los cantores de esta agrupación. Los habitantes de la localidad salen a los portales de las casas para participar de su canto.

¿Pero cómo nació el coro lírico de Montecristi? Esto se remonta a 2011, cuando Muentes llegó a Manabí procedente de Argentina, junto con su esposa Brenda Castro, tras haber estudiado canto lírico y dirección coral. Él fue invitado por los funcionarios del Centro Ciudad Alfaro (CCCA) para que escribiese una ópera en honor a la más destacada figura histórica de Montecristi. Muentes aceptó el reto.

Tras escribir lo que él llama una ópera, el siguiente trabajo era seleccionar a los cantores. Tenían que ser en su mayoría de Montecristi o residentes de la ciudad. A mediados de 2011 estaban listos, luego de un casting, se escogieron 15 voces. Cada uno de los seleccionados fue educado individualmente para descubrir qué tipo de virtudes tenía y así situarlos en el coro, recuerda Muentes.

Una de esas voces fue la de Jefferson Palacios. Nacido en Manta pero residente en Montecristi, Jefferson está categorizado como barítono. “Soy una especie de cantor que está en medio del coro. Me han asignado el papel de Eloy Alfaro en lo que será la opereta. Nunca pensé que llegaríamos tan lejos en apenas cuatro años”, dice.

Brenda Castro es la soprano del coro. “Estamos muy contentos pues la preparación que tuvimos en Argentina nos sirvió de mucho. Además, ofrecemos a Manabí algo nuevo. Cuando empezamos las presentaciones, parecía que a la provincia llegaba algo fuera de lo común. La gente inmersa en el campo de la cultura se acercaba y felicitaba al coro después de nuestras presentaciones. Eso elevó la autoestima de todos y nos impulsó a seguir”, recuerda Castro.

“El canto en ópera es tan distinto que amerita muchos ensayos, muchos amor, hay que formar y educar esas voces, al principio fue difícil pero lo logramos. Los chicos están convencidos de sus potencialidades por eso seguimos ahora de lleno con la opereta”, reseña.​

Para Muentes, el apoyo del sector público a través del CCCA y el Municipio de Montecristi ha sido vital para amalgamar este grupo humano. A su criterio, la inversión pública ha permitido que en Manabí también se pueda escuchar y admirar el trabajo en este género musical.

La propuesta del coro lírico busca trascender primero fuera de Manabí y después, si la suerte los acompaña, salir del país. Tienen cómo hacerlo, hay las voces y el material humano. El promedio de edad de sus integrantes es de 25 años. “Aquí hay coro lírico para rato”, comenta Alina Caicedo Change, pianista cubana e integrante del grupo musical. Según la experta, los chicos tienen voces que no le piden favor a ningún otro coro.

“Los hemos educado uno por uno, sabemos sus potencialidades y debilidades, se adaptan muy bien al rol que se los asigna. Tienen todo para triunfar”, dice.

En la actualidad están ocupados en el montaje de la opereta Alfaro. Antes trabajaron en obras musicales complejas como el Aleluya, del oratorio ‘El Mesías’; el Va, Pensiero, de la ópera ‘Nabucco’: O Fortuna, de ‘Carmina Burana’. Igualmente incursionaron en temas nacionales como pasillos, albazos y música latinoamericana.

Para Muentes llevar a escena la opereta es un sueño hecho realidad. El 25 de junio del presente año se estrenará la obra. La presentación será en el CCCA. El trabajo fue musicalizado por el argentino Leonardo Madero. Se sumarán al proyecto la Orquesta Sinfónica de Cuenca y el grupo de danza del Municipio de Montecristi. Estarán en escena al menos 140 personas.

El presidente de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE) núcleo Manabí, Dumar Iglesias Mata, confirma que este coro es el primero en su clase en la provincia. “Antes se han hecho intentos pero nunca se ha llegado a la excelencia. Creemos que este grupo seguirá dando que hablar en Manabí y el país”.

En las próximas semanas se proyectan los ensayos con bailarines, actores y coro. “Serán días de mucho esfuerzo pero queremos tratar de llegar a la excelencia”, enfatiza Muentes.

En contexto

El coro lírico de Montecristi realizó una presentación donde estuvo como invitado especial el presidente de la República, Rafael Correa Delgado. Fue en 2012. Con la opereta de Alfaro espera llegar al mayor número de ciudades del país.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)