18 de January de 2014 00:02

¿Sabe cuánto contamina en cada viaje?

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Esta será la tercera vez que emprenden un viaje por el Ecuador en bicicleta. Comienzan hoy. ¿El destino? Las playas de Tonsupa, Esmeraldas, ubicadas a 288 km desde Quito.

Juan Pablo Reyes y Amaru Rentería son ciclistas desde hace cinco años. Una de las razones que animó a estos jóvenes a cursar largas distancias utilizando sus piernas como única fuente de combustible, fue movilizarse sin dejar una negativa huella ecológica.

Este es un indicador que evalúa el impacto ambiental que produce la gente.

Un informe del Ministerio del Ambiente señala que las principales emisiones de CO2 que provocan los ciudadanos se deben al empleo de vehículos motorizados. Los combustibles que se utilizan emiten gases de efecto invernadero que aportan al incremento de la temperatura de la tierra.

Pero a escala mundial, el transporte es el segundo componente más importante de la huella ecológica (23,4%) por detrás de la fabricación de bienes de consumo.

Para la celebración de las últimas fiestas de diciembre, la familia Cruz Mendieta viajó al mismo destino que los ciclistas. Ellos lo hicieron en auto. Datos de la organización ambientalista Greenpeace indican que por cada kilómetro que una persona recorre un automóvil emite 149 g de CO2.

Si el viaje se hace en un vehículo todoterreno (4x4) la cantidad de emisión aumenta a 455 gramos por kilómetro.

Teniendo en cuenta estos valores y haciendo un cálculo por los 288 km que hay entre Quito y Esmeraldas, la movilización -ida y vuelta- de los Cruz Mendienta dejó una huella de 8 064 gramos de dióxido de carbono.

Esto, solo en la movilización, pues cuando se realiza un viaje, la huella ecológica también está presente en la alimentación.

Carolina Cruz comentó que cada vez que su familia realiza un viaje, siempre paran en un micromercado para abastecerse de frituras, bebidas y chocolates que consumirán en las cerca de cuatro horas y 30 minutos que dura el recorrido hasta esa playa ecuatoriana.

Por cada USD 11 de gasto en comestibles, USD 1 representa el valor de las envolturas plásticas, latas, TetraPack, etc.

El abastecimiento de alimentos y bebidas procesadas emiten el 18% de los gases de efecto invernadero en el mundo.

En el caso de los ciclistas, Rentería cuenta que cuando ellos viajan también se preocupan por reducir su huella de carbono en la alimentación. Para ello se abastecen de semillas y brotes (productos orgánicos extraídos de los pequeños huertos ecológicos que mantienen en su casa).

Además evitan usar fundas de plástico, pues estos empaques tardan cerca de 1 000 años en descomponerse.

Pero los viajes a las playas no solo se dan por vacaciones. Anabel Poveda es relacionista pública en una entidad estatal. Cuenta que por cuestiones de trabajo a la semana realiza entre dos y tres viajes nacionales en avión. Por cada kilómetro que vuela se emite 97 g de CO2.

Los viajes en este medio de transporte suponen el 40% del total de emisiones de dióxido de carbono que se producen en la naturaleza.

Para Andrés Hurtado, director del grupo Movilidad Verde, los ciudadanos pueden reducir la huella ecológica modificando la forma de desplazamiento. Es decir, utilizando transporte público, y si se usa el auto, hacerlo con responsabilidad. Uno de los consejos que da es circular sin frenazos, porque así se optimiza la gasolina que contiene el vehículo.

El ingeniero Luis Trujillo, experto en recursos energéticos de la Universidad Politécnica Nacional, indica que los motores a gasolina emiten 2 300 g de CO2 por cada litro de combustible quemado, mientras que los de diésel emplean 2 600.

Para quienes no se atreven o no tienen el físico adecuado para pedalear largas distancias y quieren reducir su huella ecológica, tomar un bus interprovincial es la opción. Esto porque este medio de transporte es el que menos cantidad de dióxido de carbono emite al ser operado (ver gráfico).

Luis León de la cooperativa Trans Esmeraldas realiza a diario la ruta Quito-Tonsupa.

Tarda cinco horas y el pasaje cuesta USD 8. Rentería y Reyes destinarán 43 horas más de viaje, pero su paso por la carretera tendrá un mínimo impacto ambiental en el mundo.

LOS CONSEJOS EN LA MOVILIZACIÓN

  • Reducir los viajes en avión. Si se realizan por trabajo, las teleconferencias son la opción.
  • En la urbe es conveniente usar el transporte público o de lo contrario compartir el vehículo.
  • Revisar las neumáticos una vez al mes, ayudará a optimizar el rendimiento de la gasolina del vehículo.
  • Usar la bicicleta y caminar cuando son trayectos pequeños ayudará a reducir la huella de carbono.
  • 8% de la huella ecológica nacional  se incrementó  en el 2010. Es el último dato oficial.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)