2 de November de 2012 12:51

Portones, testimonios que se niegan a morir

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Todavía existen, pero cada vez son menos. Son resabios de otras épocas que, sin embargo, aún perviven para marcar el ingreso a las haciendas, iglesias, monasterios y casonas: son los portones.

Esas majestuosas construcciones que delimitaban el mundo de sus dueños del resto de la población eran, en La Colonia y hasta en la República, parte importante del acervo familiar. Y su estatura daba una medida ajustada del poderío económico de quienes residían cruzando sus umbrales.

En los valles llenos de haciendas, como Los Chillos, Cayambe o Machachi, los portones formaban parte del paisaje.

Hoy, los portones han perdido sus perfiles aristocráticos pero siguen manteniendo su porte y su distinción. Como afirma el Arq. Eduardo Vallejo, mantienen ese encanto que los hacía tan reconocibles.

Más información en la pág. 6

Tags
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)