Los nuevos materiales se imponen

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Víctor Vizuete  Editor vvizuete@elcomercio.com

Construir un edificio ha implicado el uso de materiales idóneos que permitan cerrar los ambientes volviéndolos seguros y funcionales y, al mismo tiempo, abrirlos a la vista, al paisaje y a la luz.

El vidrio fue la solución por mucho tiempo. Hoy se sigue usando en variedades muy tecnificadas, como el vidrio templado, el vidrio laminado de seguridad y otras variables.

Es más, actualmente se están probando algunas variedades de cristales que revolucionarían el mercado. Varios de ellos son muy delgados y hasta se pueden doblar.

No obstante, la tecnología se encargó de encontrar rivales para los cristales: los polímeros, que no son sino plásticos. Primero fue la fibra de vidrio. Luego llegaron los acrílicos, el PVC, los policarbonatos...

Todos estos polímeros -polipropilenos, PET, polietilenos...- son muy dúctiles y maleables. Y han permitido el desarrollo de estructuras arquitectónicas y muebles audaces.

Los policarbonatos, que son termoplásticos, están en boga, aunque ya tienen muchos años. Y existen variedades que son tan resistentes como el acero.

Pero hasta los policarbonatos están siendo reemplazados por otros productos que parecen salidos de la imaginación de George Lucas o James Cameron. Uno de ellos es el hormigón translúcido, bautizado por el arquitecto húngaro, Áron Losonczi, como LitraCon (Light Transmitting Concrete).

Este 'concreto' permite visualizar a través de él, aunque tiene similar resistencia a su pariente que no deja pasar 'nada'. Claro que su uso sigue siendo muy restringido pero es una opción para tomarse en cuenta.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)