Construir

Una ‘laca’ para decir chao a las goteras

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 0
3 de June de 2011 12:13

Uno de los principales problemas en las estructuras de una casa tiene que ver con las averías en partes como cubiertas y losas que, a corto o largo plazo, ocasionan filtraciones, goteras y humedad, generando incomodidades y problemas para sus habitantes.

Dar un mantenimiento periódico a las cubiertas, nuevas o viejas, metálicas o losas de concreto es una de las primeras recomendaciones que hacen los expertos, sobre todo porque las filtraciones en estas zonas pueden resultar costosas y siempre conducen a un deterioro estructural.

Entre las soluciones que ofrece la tecnología para acabar con esos problemas esta tratar estos inconvenientes con impermeabilizantes. Uno de ellos es el Sikafill, que es un producto de tipo pintura que se puede aplicar en cubiertas y terrazas transitables.

Una de sus ventajas, cuenta Santiago Montalvo, de Sika, es que es elastomérico, cuya característica principal es que cuando hace sol el producto se dilata y se estira y en el frío se contrae.

Otra de sus fortalezas es que penetra en profundidad en fisuras y microfisuras, sellándolas e impidiendo filtraciones de agua; polimeriza formando un material elástico y transparente.

El producto es de fácil aplicación. La superficie deberá estar firme, lisa, limpia, sin partículas sueltas, grasa, eflorescencias u hongos y seca (o con leve humedad superficial pero sin charcos).

Cuando existan desprendimientos parciales de materiales aplicados con anterioridad, se aconseja eliminar las zonas afectadas de modo tal que quede solamente lo que esté firmemente adherido. Para todas estas tareas se puede utilizar una escoba.

Con una brocha se extiende el producto haciendo que penetre en todos los poros de la superficie y fisuras. El excedente se corre hacia sectores contiguos y se vuelve a repasar en fisuras que no se han llenado completamente.

Una vez saturada la superficie y antes de que comience la polimerización se debe quitar el remanente con un trapo húmedo.

El producto es un líquido de color blanquecino que después de aplicado y cuando está seco se transforma en transparente.

En promedio, con un litro de Sikafill, se impermeabiliza una superficie aproximada de 20 m², dependiendo de la porosidad y microfisuras y estado de la misma. En ciertas baldosas cerámicas puede llegar a rendir 10 m² por litro de producto.

No es aconsejable colocarlo bajo los rayos solares, especialmente en verano, pues forma rápidamente una piel que puede afectar la penetración. En estos casos es conveniente humedecer previamente la superficie.

Montalvo agrega que el Sikafill se puede aplicar sobre varios materiales de construcción tanto en seco como en húmedo.

Otra de las recomendaciones es que se debe proteger de la lluvia durante las primeras 48 horas.

Asimismo se debe evitar formar una capa superficial gruesa que además de desperdicio de material, puede luego ensuciarse con polvo ambiental que se adhiera.

A modo de mantenimiento, se recomienda realizar una nueva aplicación cada temporada.