Las fibras antipolvo para proteger cortinas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Construir

Para muchos, las cortinas son simplemente un detalle para filtrar el paso de la luz, pero lo cierto es que constituyen un gran elemento decorativo. Brindan intimidad, ahorro de energía, iluminación, mantienen fresco o cálido un espacio...

Los modelos más actuales permiten jugar con la dimensión, distribución y decoración del accesorio camuflando su mecanismo gracias a que estas forman parte del diseño y son casi imperceptibles. Cortinas romanas, transparencias, estampados, visillos... son ideales para los diversos rincones.

Ahora, la fabricación de cortinas escaló una nueva grada con la incorporación de una nueva fibra que permite que estos accesorios estén libres de polvo; son especies de 'escobillas' que se adhieren a los géneros y obstaculizan que el polvo o el moho se fijen en las telas.

Como comenta Andrés Cruz, de Scandia: "Las cortinas son el alma de cualquier habitación. Son elementos que le dan un toque de diseño especial. Es por eso que es muy importante que se mantengan libres de polvo".

Scandia oferta cortinas de diferentes materiales con diseños exclusivos y funcionales. Todas sus piezas son elaboradas en el país. Cuentan con una garantía de cinco años, se las puede pedir bajo catálogo y su entrega toma tan solo ocho días. Además, también ofertan cortinas con mecanismos manuales y motorizados.

El precio de este tipo de cortinas está sujeto al espacio, las dimensiones, el tipo de tela y el mecanismo que se quiera implementar. No obstante, el promedio de Scandia varía desde los USD 50 por m² hasta los 115 USD/ m².

Una asesoría personalizada es el factor clave para determinar la mejor opción. Lo más importante es escoger la tela adecuada. Su caída, es decir, su peso, la forma en que la tela cuelga del aire, la caída debe de ser suave y natural.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)