2 de agosto de 2014 00:05

Un espacio hecho para el descanso y lleno de tecnología

El color alegra esta alcoba de Bosques de Inchalillo.

El color alegra esta alcoba de Bosques de Inchalillo.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 12
Contento 0
Redacción Construir (I)

El dormitorio máster actual es una síntesis de servicios y comodidad. Posee vestidores, baños completos, sala de estar...

Si el dormitorio de un niño es sinónimo de acción y el de los jóvenes de privacidad, el máster es lo más parecido a un refugio donde sus ocupantes descansan, pero, al mismo tiempo, recargan energías.

La idea de los máster se origina en los dormitorios de los padres o habitaciones principales de las viviendas antiguas, explica Pedro Ordóñez, arquitecto.

A estas alcobas, por la importancia de sus ocupantes (dentro de la jerarquía familiar convencional) se les dotaba de un mayor espacio y de mejores características en cuanto a su ubicación y equipamiento.

Por eso, sigue Ordóñez, hace algunos años el máster era una habitación grande, generalmente ubicada hacia la calle principal y desde donde los padres tenían un control visual de los accesos. A estas estancias se les fueron adicionando espacios como el baño de uso exclusivo, las habitaciones guardarropas o ‘walking closet’.

Hoy, dependiendo como siempre del presupuesto, un cuarto máster mínimo es el que, adicionalmente a la habitación propiamente dicha, tiene un vestidor y un baño privado.

El baño de esta alcoba tiene hasta doble lavamanos, tina de hidromasaje y cajón de ducha independiente. Es tendencia conformar un cubículo independiente para el inodoro. El uso de bidel e, incluso, de urinarios es cada vez más común, explica Ordóñez.

La gran cama es el eje del máster actual, sostiene Mario Arias López, arquitecto y diseñador de interiores. Se acompaña de un centro de entretenimiento en el cual caben un televisor de gran formato y un área para la computadora.

Los máster pueden adicionar más espacios, como una pequeña sala de estar y una biblioteca, asevera Arias. En cuanto a color, los tonos de moda son grises, beiges (bajos del café)...

No se descarta una chimenea para conformar un espacio más íntimo, cálido y acogedor.

La iluminación indirecta, el baño de luz de las paredes perimetrales, la dotación de sonido ambiental, la automatización del sistema de cortinas o persianas y los acabados con materiales nobles, como madera, piedras o cuero, son detalles que diferencian a estos dormitorios, concluye Ordóñez.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)