Construir

Para cortar un vidrio de manera segura hay que tener precisión

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Preocupado 0
Contento 2
9 de September de 2011 15:01

Un vidrio roto quizá puede ser aprovechado en algún otro rincón de la casa. Un conjunto de herramientas sencillas y una técnica adecuada de corte serán útiles en el momento de ajustar el tamaño preciso.

Para Freddy Baque, quien administra una vidriería en San Carlos, realizar un corte de vidrio no representa ningún peligro si se consideran algunas normas. Para el trabajo se necesita: un cortador manual, un lápiz de cera, lubricante, una regla, lija, pinzas y una mesa de trabajo.


[[OBJECT]]


Para comenzar, hay que limpiar la pieza que se va a cortar con agua y jabón o un líquido limpiavidrios. Se puede colocar una tela gruesa o una alfombra sobre la superficie de trabajo para evitar que el vidrio se resbale.

A continuación se mide y se marca el lugar donde se va a realizar el corte. Es recomendable sobrepasar la marca en dos milímetros por la distancia que hay entre la rulina y el borde del cortador. Se aplica el lubricante, aceite o diesel, sobre la zona en la que se va a realizar el corte. Se sujeta el cortador con una inclinación de unos 45° y con una presión y velocidad uniformes se desliza sobre la marca del corte.

Beque explica que conseguir el grado de presión adecuado es importante, ya que si no se sujeta la herramienta con firmeza el corte no se marcará, pero si se lo hace con demasiada fuerza, se puede quebrar el vidrio.

Para separar las piezas cortadas se asienta el vidrio sobre el mango del cortador o el lápiz. Con cuidado, se aplica presión a ambos lados de la línea de corte hasta que ambas piezas cedan. Hay que procurar realizar un movimiento seco y rápido.

Una alternativa es utilizar las pinzas para forzar el corte. Esto es útil cuando la pieza que hay que cortar es demasiado pequeña. Para evitar trisar el vidrio, Beque acostumbra envolver la pinza en una franela. Es necesario alisar los bordes con una lija para evitar rasguños o cortes.