El tapial revive en las zonas rurales lojanas

La gráfica de la izquierda muestra un tapial armado; las ventanas tienen dinteles de madera. Foto: El Comercio

La gráfica de la izquierda muestra un tapial armado; las ventanas tienen dinteles de madera. Foto: El Comercio

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 2
Lilia Arias  Redactora (I)

Las casas de tierra sobreviven en el sector rural de Loja. Adobe, bahareque y tapia o tapial todavía son comunes en esas zonas. Sin embargo, cada pueblo se caracteriza por tener sus propias técnicas en la construcción de sus viviendas.

Las casas de tapia pisada son usuales en la parroquia de Gualel. Sus habitantes guardan conocimientos ancestrales para edificarlas; y pueden tener desde uno hasta tres pisos.

Para construir una, primero observan el terreno donde irá asentada. Con el propósito de trabajar sus bases colocando roca para afirmarlo, si está en una pendiente. Además, elaboran sistemas de drenaje para temporadas de lluvia.

Los cimientos deberán estar impermeabilizados para evitar humedades; su profundidad varía según la altura que tendrán las paredes.

La tapia pisada consiste en compactar tierra en estado semiseco en encofrados llamados tapiales. En Gualel, se fabrican con cuatro tablas de madera de 2 metros de largo unidas en forma horizontal para el encofrado. Son dos superficies iguales para prensar las paredes. También hay encofrados verticales.

Los tapiales permiten compactar módulos de dos metros de largo por un metro de alto. De lejos, estos bloques de tierra parecen ladrillos gigantes.

La compactación se realiza con una herramienta, parecida a un remo y denominada pisón. Es un objeto pesado: entre 40 y 50 libras en la parte ancha.

El espesor de los paredes de tierra varía de acuerdo con la altura de la edificación. En Gualel, las paredes de las casas de un piso tienen un espesor de 40 cm; este aumenta a 80 cm para viviendas de tres pisos.

Según Manuel Condolo, constructor de 87 años oriundo de esta parroquia, a medida que se sube con el pisado las paredes se reducen hasta los 40 cm.

La tierra debe tener características particulares considerando su humedad. El sistema estructural consta de vigas de madera, que mejoran el comportamiento sismorresistente de la tapia pisada.

Gualel tiene sectores de tierra mixta que, al unirse con el agua, forma una combinación que permite el pisado óptimo.

La tierra que se utiliza se extrae del mismo lugar donde se levantará la casa, para evitar traslados. Pero en ocasiones, cuando se encuentra un mejor material en otro lugar, se traslada hasta la construcción.

La tierra es picada hasta deshacer los terrones o grumos. No todas las tierras son adecuadas para este tipo de construcción; la mejor debe estar compuesta por gravillas, arenas, limos y arcillas.

Cuando el terreno es bueno, el desempeño estructural es excelente. La durabilidad es equivalente al ladrillo y superior al adobe. La vida útil puede llegar a los 100 años. Los muros se deben secar completamente antes de apoyar la cubierta, que tiene madera y teja.

A más de Condolo hay otros artesanos que han edificado casas con tapiales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (1)