30 de November de 2012 15:51

Los conjuntos ya están en Bahía de Caráquez

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0

En el suroeste de Bahía de Caráquez, sobre el estuario del río Chone, se edifica Riberas de la Bahía. Es el primer conjunto habitacional con cerramiento perimetral en el norteño cantón manabita de Sucre.

Se construyen 51 casas de la primera fase del proyecto; que contempla un total de 220 viviendas. El complejo se levanta sobre un terreno de 75 000 m².

Xavier Vélez, gerente de la constructora Disquesa, explica que Bahía de Caráquez por estar bañada por el océano Pacífico y el estuario del río Chone, posee un clima único y, sobre todo, saludable.

Se construyen tres tipos de viviendas. Las dúplex, que tienen paredes adosadas; las de una planta y la de dos pisos, totalmente independientes. Losas de hormigón, mampostería de bloques forman parte de los elementos constructivos.

Los acabados están matizados con cerámicas nacionales y porcelanatos importados. Las ventanas son trabajadas con PVC para evitar la corrosión, pues el salitre abunda.

En el interior de cada vivienda, los mesones de las cocinas y en las zonas húmedas están cubiertos con granito. Los clóset y muebles de cocina son elaborados con MDF con melamínico.

El cableado exterior de la urbanización es subterráneo.

Vélez asegura que el proyecto es un servicio para quienes desean vivir con tranquilidad, en contacto con la naturaleza y con las comodidades de una ciudad donde los servicios básicos han mejorado los últimos 15 años.

Los diseñadores aseguran que deben ser amigables con el entorno, pues están ubicados a 600 metros de una reserva natural de manglares y del campus académico de la Universidad Católica extensión Bahía.

“Estamos a cinco minutos del puente que une a Bahía con San Vicente, a dos minutos del hospital Miguel H. Alcívar y 100 metros del distribuidor de tránsito que comunica a Sucre con Tosagua, Chone, San Clemente y San Jacinto”, explica Vélez.

Las áreas verdes suman 1,2 hectáreas. Algarrobos, acacias, palmeras y veraneras se han sembrado para dar frescura al ambiente y, sobre todo, conjugar con el entorno de la reserva natural próxima.

El parque central del emprendimiento residencial es su carta de presentación. Además, será utilizado como un intercambiador de tránsito y una zona de descanso para los condóminos.

Vélez comenta que la urbanización está completamente alejada de los sitios donde las actividades cotidianas producen mucho ruido. Varios jubilados estadounidenses están interesados en el proyecto, por eso las casas de un piso están diseñadas al estilo americano.

Cada m² de construcción está valorado en USD 580; incluidos el garaje y la guardianía.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (0)