Construir

El chafado y el grafiado son dos revoques estéticos

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 2
Contento 1
16 de September de 2011 16:18

El enlucido, la lijada y la pintura son tres esfuerzos que se ahorran cuando se aplican el grafiado o el chafado.

Ambos acabados resultan más económicos y rápidos. Las líneas, arrugas e irregularidades del cemento desaparecen.

La condición para hacer el trabajo es tener una superficie de cemento. Según Juan Anangonó, “cuando la construcción es nueva y se decora por primera vez se gasta menos porque las paredes están más uniformes y lisas”.

Los componentes que cada trabajo requiere son diferentes. Para el grafiado se emplean piedras, resina, espesante y pintura.

El maestro Carlos Collantes explica que la piedra es seleccionada para conseguir el resultado final.Él dice que el mármol es ideal para obtener un mejor trabajo.

Es posible utilizar desde el más fino, que es del tipo harina, hasta el de tipo arrocillo.

Según Collantes, con la utilización de una llana lisa, se logran cuatro tipos de grafiado: lluvia, caracol, recto y galleta.

En el chafado se emplea carbonato, resina y espesante.

Una pintura de base y el soplado con compresor, molino o pistola especial impregnan los materiales en el muro.

Con uno, dos o tres colores es posible distinguir cada ambiente.

Los dos pueden ser aplicados tanto en interiores como en exteriores. Esto depende de la cantidad de resina que se aplique.

Según Collantes, “para interiores menos y para exteriores más”. El chafado se emplea más en interiores y el grafiado en exteriores.

Descrición
Te sirvió esta noticia:
Si (2)
No (0)