26 de julio de 2014 00:05

La fachada esconde 
la realidad

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Víctor Vizuete. Editor vvizuete@elcomercio.com (O)

Es idiosincrasia quiteña y, extendiéndonos más, ecuatoriana: somos ‘fachadistas’. Una sentencia de los abuelos decía, medio en serio y medio en broma: por fuera, ananay; por dentro, atatay.

Eso mismo es lo que sucede con muchos equipamientos y edificios de la capital; especialmente los ubicados en el Centro Histórico de Quito.

Por fuera se les nota, aunque no flamantes, en buen estado. Por dentro es otra cosa: es como pasar del cielo al infierno con solo atravesar los clásicos zaguanes.

¿Exagerado? Pues solamente dese una vueltita por La Merced, San Roque, La Tola o San Sebastián. Ingrese en los inmuebles que pueda o le dejen y comprobará que no es mentira: que tras la fachada se esconde un mundo con muchas carencias y cero estética. Bastantes de esas antiguas y señoriales casonas se han transmutado en un sinfín de minibodegas y cuchitriles que sirven de tugurios para personas de escasos recursos, muchos migrantes. En esos antros que no poseen sino uno o dos baños para 10 y más familias, las palabras comodidad e higiene son extravagancias.

Claro que hay viviendas que son el polo opuesto y una muestra de que sí se puede vivir con holgura y dignidad en esa zona.

Varias fueron recuperadas por el programa municipal ‘Pon a punto tu casa’. Este tenía un determinante: recuperar esas casonas para dotar de vivienda digna y asequible a quienes decidían regresar al Centro.

Y no solo las viviendas dan mala impresión. El martes pasé por la calle Mideros y observé el pasaje que daba a la excalle Ipiales. Lo que vi me conmovió: en medio de la ¿calle? se levanta una ¿estructura? de cemento que obstaculiza el paso.

Otra de las tareas para la nueva administración.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)