7 de February de 2014 20:31

Conmovedora carta de una mamá de niña autista a un desconocido

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

La historia se viralizó de inmediato. Es que la carta publicada originalmente en www.goteamkate.com es de una mamá, que con el corazón abierto, agradece a un hombre por haber sido amable, paciente y compasivo con su hija autista durante un vuelo de conexión.

La autora es la canadiense Shanell Mouland, mamá, académica y escritora que promueve los derechos de los niños con capacidades diferentes y que comparte las vivencias de criar a su hija en ese blog.

En la misiva, que tituló “Querido ‘Papi’ del asiento 16C”, da las gracias a un “desconocido” por entretener a su hija durante las dos horas y media que duró el vuelo 1850 de Filadelfia.

La familia venía de unas vacaciones en Disney World, Orlando, con destino a su casa en Canadá. El avión estaba lleno y los asientos, separados. Alex, su marido junto a su otra hija Grace quedaron a un extremo y ella se mantuvo junto a su hija autista de 3 años, Kate.

Como mamá estaba preocupada de quién les tocaría a su lado en la fila de tres. Esperaba el milagro, de que alguien les cediera el asiento para estar todos juntos. Pero era difícil. Además, en el vuelo estaba todo el equipo de baloncesto Temple Owls, situación que motivó su preocupación sobre qué pasaría si uno de esos gigantes se sentara al lado de Kate. Pero, con alivio pudo ver que todos se fueron para el fondo.

“A ella le hubiese gustado, habría hecho algunas observaciones que habría tenido que explicar, pero seguro le habrían llamado la atención esos jugadores”, comentó en la carta que ha sido publicada ampliamente por los medios ingleses y canadienses.

También escribió que vio a muchas mujeres mayores a bordo, y quiso que una de ellas se sentara con ellas, pero siguieron para adelante.

Shanell Mouland seguía inquieta frente a la incertidumbre de quién se sentaría con ellas y cómo reaccionaría esa persona con su hija.

El hombre que llegó vestía con traje de negocios y maletín. Supuso que, por la forma de ser de Kate se enojaría, no sería paciente y tendría que explicar el comportamiento de su hija. Se complicó. Sin embargo, sucedió todo lo contrario. Las apariencias siempre engañan.

La carta sin destinatario

La carta escrita al anónimo del avión tiene pasajes emotivos y parte dirigida a “Querido "Papá":

No sé cuál es tu nombre, pero Kate te llamó "papá" durante todo el vuelo la semana pasada y tú, amablemente, no la corregiste. De hecho, ni siquiera te sentiste extrañado, pues probablemente te diste cuenta, de que no es que la niña te estuviera confundiendo con su propio papá, sino que consideraba que tú le proporcionabas una sensación de ‘seguridad’. Si ella te llama ‘papá’, es porque todo va bien”.

Agrega que “tú podrías haberte removido incómodo en tu asiento. La podrías haber ignorado. Me podrías haber lanzado esa ‘sonrisa’ que odio, porque significa ‘ocúpate de tu niña, por favor’. Pero no hiciste ninguna de estas cosas. Entablaste una conversación con Kate y le preguntaste por sus tortugas. Ella nunca te contestó realmente, pero estaba tan encantada contigo que mantuvo el contacto visual y se concentró en lo que le preguntabas. Yo miraba y sonreía. Le dije unas cuantas cosas para distraerla, pero a ti no te importaba seguir pendiente de ella”.

En otro párrafo dice: “Te concedió algún momento de tranquilidad mientras jugaba con sus muñecas Anna y Elsa. Un gesto muy considerado por su parte, el librarte de jugar con sus Barbies; aunque seguro que a ti no te hubiera importado. Estoy segura de que tú también tienes hijas pequeñas”.

Al finalizar, la madre de Kate le dice: “Por todo esto, muchas gracias. Gracias por no hacerme repetir esas horribles frases de disculpa que siempre me veo obligada a decir en público. Gracias por entretener a Kate y conseguir que este fuera, con todo, su viaje más tranquilo hasta el momento. Gracias por dejar de lado tus papeles y ponerte a jugar con la niña”.

El desconocido

La carta de la mamá de Kate, que también está en el Facebook del blog, pasó a ser tema de conversación en las noticias y matinales de la TV norteamericana, fue por eso que uno de los familiares de Eric Kunkel, el pasajero “desconocido”, le contó la historia.

Él dijo haber quedado muy sorprendido cuando se dio cuenta de que era él quien estaba siendo alabado. Kundel las contactó por Facebook y agradeció la carta.

Por supuesto, que el contacto televisivo no se hizo esperar, y el programa matutino Fox and Friends en su sección de “Buenas noticias”, logró transmitir en vivo el encuentro virtual entre Shanell Mouland y el empresario de New Jersey.

“Yo viajo mucho por trabajo, y Kate fue con diferencia, la chica más bien educada con que me he sentado. Shanell es también una madre increíble, ella no debería tener que pedir disculpas por Kate. Me sentí muy feliz de conocerlas”, aclaró en la entrevista.

Mientras que Mouland destacó la forma en que cómo se comunicó su hija con él, definiéndola como muy especial y rara.

“Es una lección de amabilidad y generosidad que estamos muy orgullosos que se esté extendido por todo el mundo. Eso es lo que queremos. Queremos que la gente vea a Kate como una persona pequeña y la respeten por lo que es ", declaró Mouland a la TV.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)