18 de abril de 2018 00:00

Las comunas afrochoteñas piden una mayor atención 

En la parroquia de Salinas, en Ibarra, el turismo es una de las alternativas laborales. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO.

En la parroquia de Salinas, en Ibarra, el turismo es una de las alternativas laborales. Foto: Francisco Espinoza para EL COMERCIO.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
José Luis Rosales
Redactor
(F-Contenido Intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La equidad de género, el acceso al empleo, tierra y agua son las principales necesidades de los afrodescendientes del territorio ancestral de las provincias de Imbabura y Carchi.

Un plan estratégico de la red de gobiernos locales de las dos jurisdicciones identificó estos factores adversos en el cálido valle del Chota, en el 2016.

Este último sector, conjuntamente con Esmeraldas, son los dos primeros asentamientos de los primeros africanos que llegaron al territorio del actual Ecuador. Según las crónicas, en la Sierra Norte su presencia data del año 1 575.

La investigación surgió luego de un análisis sobre la violencia contra las mujeres afrochoteñas, recuerda Barbarita Lara, concejala del cantón Mira e integrante del Consejo Nacional de las Mujeres Negras (Conamune) en Carchi.

La activista afroecuatoriana tiene 62 años y ha dedicado la mayor parte de su vida a trabajar en temas de género y de los derechos de su pueblo. Es oriunda de Mascarilla, una de las 52 comunas de población mayoritariamente afroecuatoriana, diseminadas a los dos lados de las orillas de los ríos Chota y Mira.

Un grupo de 20 mujeres, que previamente fueron capacitadas para ser promotoras e investigadoras, recolectó y analizó la información de diferentes tipos de agresiones que sufre una parte de las mujeres de este pueblo.

El contenido se recoge en un folleto que no solo hace visible la vulnerabilidad hacia las mujeres sino también promueve sus derechos de salud, educación y participación política. La idea es que no queden solamente en el papel, explica Barbarita Lara.

También recuerda que así surgió la necesidad de crear una red de gobiernos locales que abarca a 11 parroquias de cinco cantones del territorio ancestral afroecuatoriano, para garantizar el acceso a servicios y oportunidades.

Según el último censo de población, el 5,4% de los 164 524 habitantes de Carchi se autoidentifican como afrodescendientes. En Imbabura, entre tanto, son el 4,8% de 344 044 residentes de la provincia.

Entre las acciones que se han realizado, a partir del plan estratégico, está un estudio para la ampliación de las redes de agua potable, monitoreo y control de aguas residuales y obras de riego. Se calcula que para intervenir en los diferentes sistemas se requiere una inversión de aproximadamente USD 20 millones.

Otro de los temas que interesa es la regulación de la tierra, de manera legal y equitativa, que permita generar fuentes de empleo y evitar la migración hacia las ciudades.

En el panorama nacional, las ciudades de Guayaquil y Quito son las que mas concentran a los afroecuatorianos del país. Mientras que, en la Sierra Norte, prefieren Ibarra.

“En todo el territorio ancestral de las cuencas hídricas Chota y Mira, el problema más crítico está en la parroquia Santa Catalina de Salinas”, asegura Raúl Maldonado, titular del gobierno local.

Se refiere a que el 94,69% de las tierras cultivables está en manos de pocos propietarios que poseen grandes extensiones. Mientras la mayoría son pequeños agricultores que cultivan básicamente caña
de azúcar.

Ante la escasez de fuentes de empleo, una alternativa es impulsar los emprendimientos productivos, con revitalización cultural. Según el estudio realizado en las comunidades afrodescendientes de la Sierra Norte, hay 20 iniciativas que se encuentran dentro de la zona y la idea es que el próximo año alcancen 50. Son entre pequeños y medianos negocios.

Por lo pronto, los dirigentes y bases están trabajando en la conformación de un consorcio de los gobiernos parroquiales, que busca dar respuesta a la ine­quidad de género, falta de empleo, tierra y agua. Así lo señala Iván Chalá, actual coordinador.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)