10 de May de 2015 10:20

¿Por qué comemos más en la noche?

Los pinchos y las hamburguesas no cuestan más de USD 2 y los hay de carne, pollo o morcilla, son los pinchos. Foto: Vicente Costales/ EL COMERCIO.

Ventas callejeras nocturnas de pinchos y hamburguesas en Quito. Foto: Archivo / EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 5
Sorprendido 17
Contento 7
Diario El Nuevo Día de Puerto Rico
Logo GDA

¿Eres de los que les gusta comer en la noche? Un nuevo estudio realizado por la Universidad de Bringham Young (BYU por sus siglas en inglés) presenta el por qué sentimos la necesidad de comer "snacks" en las noches.

La investigación estipula que algunas partes del cerebro no reciben menos estimulación para comer en las noches que durante el día.

El artículo, publicado recientemente en el portal Science Daily, profesores de ciencias del ejercicio y neurocientíficos de BYU utilizaron varios MRI para medir cómo el cerebro de las personas responden a imágenes de comidas altas y bajas en calorías en distintos momentos del día.

Los resultados demostraron que las imágenes, especialmente aquellas de alimentos altos en calorías, pueden generar picos de actividad cerebral, pero esas neurorespuestas son más bajas en la tarde.

"Puede que estés sobre consumiendo alimentos en las noches porque la comida en estas horas no es tan satisfactoria, por lo menos visualmente", dijo el autor principal del estudio, Travis Masterson.

"Al no resultar estimulante, comen más para intentar satisfacer", añadió.

El análisis también reporta que los participantes reflejaron mayor preocupación por lo que ingerían en la noche aunque sus niveles de hambre y llenura eran similares a los medidos durante el día.

Masterson, quien lideró la investigación como parte de su tesis de maestría, mencionó que la intención fue identificar si la hora del día influye en las respuestas neurológicas a la comida.

Durante el proceso, los participantes vieron 360 fotos de comida en dos sesiones separadas, una en la mañana y una semana más tarde, otra en la noche.

Los investigadores afirmaron que el estudio es preliminar y requiere trabajos adicionales para entender con más certeza los hallazgos.

El próximo paso es determinar a qué medida estas neurorespuestas se reflejan en los hábitos alimenticios y las implicaciones en el aumento de peso.

Consciente de cómo funciona su cerebro en las noches, Masterson dice que para evitar comer en exceso se dice a sí mismo "esto no va a ser tan satisfactorio como debe ser".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (9)