19 de December de 2014 21:03

Comer sano por Navidad sí es una opción viable

Relleno de pavo, pasta de ricotta cruda de cashew, arroz con almendras, ensalada Waldorf y la torta navideña de frutas forman parte de una completa cena vegana para Navidad. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Relleno de pavo, pasta de ricotta cruda de cashew, arroz con almendras, ensalada Waldorf y la torta navideña de frutas forman parte de una completa cena vegana para Navidad. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 2
Sorprendido 0
Contento 11
Ana Belén Veintimilla

Con la idea de promover el veganismo en el Ecuador, la Asociación Animalista Libera ha organizado periódicamente talleres de cocina en donde prima la importancia de los ingredientes que reemplacen el uso de carnes, lácteos, huevos y cualquier otro producto que provenga de un animal.

La cena navideña resultó ser un pretexto más para convocar al grupo de veganos y preparar un menú que reúna las características de una comida en familia. Tan deliciosa como la que se acostumbra hacer con pavo, y además con la carga nutritiva necesaria en una comida.

“Para nosotros es super importante dar alternativas, mostrar que la comida vegana es igual de rica que la comida con carne o leche”, dice Pedro Bermeo, coordinador de la Asociación Animalista Libera, delegación Ecuador.

Ana Lucía Zapata, activista, cuenta que se convirtió en vegetariana hace aproximadamente nueve años. Durante el último, dio el salto hacia el veganismo “porque era el paso final, para sentirme más tranquila. Le provocamos un daño inmenso al planeta por satisfacer un gusto”, relata Zapata.

A partir de este último paso, Zapata cuenta que al momento de consumir alimentos y cocinar se ha vuelto más creativa.

La variedad es infinita para condensar una dieta vegana en una noche. Empezando por un relleno de pavo vegano, siguiendo con una pasta ricotta cruda de cashew, una ensalada de coliflor y una torta de frutas navideña. Todo el conjunto toma forma para la propuesta de este grupo de activistas.

Verónica Ortiz, chef y propietaria de Vegan Food, se ha especializado en la preparación de cenas veganas para esta época. La oferta, en su caso, se amplía al uso de seitan (proteína de harina de trigo) y ‘no pavo’ para el público.

Esta denominación, anteponiendo el ‘no’, tienen los productos veganos a todos los preparados con gluten o soya, que intentan imitar el sabor del cárnico original.

El balance nutricional se mantiene en estos productos, Ortiz explica que el ‘no pavo’, por ejemplo, está elaborado con gluten, harina de garbanzo, harina de arroz y tiene un relleno de trigo, vegetales y frutos secos, por lo que provee de una comida rica, en un 90%, de proteína vegetal.

La pasta, según Bermeo, aflora otros sabores más atractivos que el pavo, por ello puede funcionar como el plato fuerte. Para su elaboración se utiliza masa filo, parecida a la masa de hojaldre pero más delgada, y para hacer el ricotta se usa cashew (nuez del árbol de cashew) remojados y procesados.

En una preparación como la de pasta de ricotta se aumentan los beneficios de la grasa vegetal. Esta grasa, dice Ortiz, no tiene colesterol malo, sus propiedades favorecen al cuidado de la piel, el cabello y una buena circulación. Además de la grasa vegetal, asegura Ortiz, la pasta tiene un alto contenido de fibra.

La torta navideña puede tener variaciones como la de chocolate vegano o la torta de frutos secos. En esta última se utiliza la chía remojada para obtener una mayor contextura y propiedades similares a las de la clara de huevo.

La chía funciona como aglutinante, logrando compactar la masa, dándole la misma forma y contextura que una torta con lácteos y huevo.

El reemplazo de elementos puede variar según la necesidad de la dieta. Pero encontrar ingredientes que se adapten al sabor deseado no es un inconveniente, si de comer de manera saludable y tener un poco de creatividad se requiere.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (4)