27 de abril de 2017 00:00

La cocina del Yasuní se adapta al sabor gourmet

Los cocineros del Napo Cultural Center usan productos locales  en platos internacionales

Los cocineros del Napo Cultural Center usan productos locales en platos internacionales. Fotos: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 10
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 21
Ana Cristina Alvarado
Redactora
(F-Contenido Intercultural)

Visitar el Napo Cultural Center, un proyecto turístico comunitario en el Yasuní, es una experiencia que también involucra viajar por los sabores y aromas amazónicos. En una cena tradicional, el turista extranjero se puede encontrar con una variedad de productos desconocidos.

Una colada de verde es la primera sorpresa al iniciar la degustación. Un refrito de ajo, cebolla y achiote acompañan la cocción de esta variedad de plátano. Después de que los ingredientes son licuados, se transforman en una sopa de textura cremosa, con sabores agradables y novedosos para quien no ha podido visitar países tropicales.

El plato principal es una demostración de los ingredientes de temporada y de los métodos tradicionales de cocción. El bagre al maito es acompañado de yuca cocida, ensalada de palmito y semillas de cacao blanco fritas.

Este último producto es poco conocido fuera de la Amazonía. Es un pariente del cacao. La pulpa se consume como fruta y las pepas las sirven con comida de sal.

La cocina del Napo Cultural Center ahora fluye sin contratiempos. Jorge Grefa se convirtió en el líder de este equipo gracias a una carrera que le permitió conocer todos los quehaceres de la cocina.

“Yo desde muy niño era afanado para la cocina”, asegura y cuenta que su primer trabajo fue en el Sacha Lodge (Fco. de Orellana). Allí aprendió de salonería, camarería y cocina para turistas.

Cuando la comunidad kichwa Añangu inició su primer proyecto turístico, el Napo Wildlife Center, Grefa se unió para capacitar a las personas de la comunidad en la preparación y servicio de alimentos.

“Al inicio era duro, pero ahora ya es fácil para mí manejar un grupo”, cuenta el chef. Para Grefa, la preparación de un chef no termina, así que durante sus días libres asiste a charlas magistrales y a talleres con chefs internacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (2)