20 de junio de 2017 00:00

Últimos días de clases en la Sierra se viven con tensión

Los estudiantes del Spellman, ubicado en Cumbayá, se preparan para los exámenes con guías de estudio.

Los estudiantes del Spellman, ubicado en Cumbayá, se preparan para los exámenes con guías de estudio. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 2
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 9
Valeria Heredia
Redactora (I)

En esta etapa del año lectivo, dos emociones sienten los estudiantes, en Quito: deseo de salir de vacaciones y nerviosismo, debido a los exámenes de fin de quimestre.

Algunos, desde estos días de junio, y otros, hasta inicios de julio, despedirán el ciclo 2016-2017, tras haber acudido a clases 200 días. Ciertos establecimientos particulares cierran el año antes, todo depende de si han tenido actividades de fin de semana, que les permitan completar el cronograma.

Resolver cuestionarios, repasar temas de materias “difíciles”, revisar las calificaciones y entregar premios a deportistas. Esas son las últimas actividades que se llevan a cabo en las aulas y los patios de colegios como Spellman, Sauce y técnico Pedro Echeverría.

Los estudiantes del Colegio Spellman, en Cumbayá, rindieron las evaluaciones correspondientes al último parcial, la semana pasada. A la par, los docentes les entregaron las notas y el resumen de asistencias, para que las justifiquen.

Otra actividad de cierre es la revisión de los temas que los estudiantes no comprendieron en el último quimestre. Las guías de estudio con áreas relevantes en materias como Matemática o Química son parte del material.

Con ello se busca capacitar a los chicos, para que rindan sin problemas las pruebas de fin de quimestre. Eso explicó Eddy Apolo, vicerrector del establecimiento, en donde estudian 1 836 niños y jóvenes.

Algo similar ocurre en la Unidad Particular Sauce, ubicada entre las parroquias de Cumbayá y Tumbaco, y en el Colegio Técnico Fiscal Pedro Echeverría, de Lumbisí. Según Guillermo Urgilés, rector del Sauce, los docentes revisan las materias con los 260 estudiantes del plantel.

Para atenuar el nerviosismo, previo a los exámenes, en los planteles se optó por realizar programas de cierre de extracurriculares. Se entregaron trofeos a los ganadores del campeonato interno. Y hubo eventos lúdicos, para quienes pasan a la secundaria.

En otros colegios como el Rudolf Steiner, en el norte, esta es la semana de evaluación del segundo quimestre. En el Spellman, los padres prepararon un material fotográfico, para sus hijos que pasan al segundo de básica, al octavo año y al primero de bachillerato. Será una forma de cerrar un ciclo escolar. Mientras que en el Sauce, donde finalizan el año el 29 de junio, tendrán su última actividad colectiva: el Inti Raymi, el viernes 23 de junio 2017.

Este evento se hace con el objetivo de que los estudiantes se relajen para las pruebas, que rendirán la semana próxima. Esta festividad la vivirá Nicolás Jarrín, de tercero de bachillerato del Sauce. Él y sus compañeros sienten algo de temor por las pruebas, pero están preparados. El joven confía en que no tendrá inconvenientes, por lo que ya hace planes para las vacaciones: visitará a su familia en Estados Unidos.

La misma confianza tiene David Faz, presidente del Consejo Estudiantil del Pedro Echeverría. En estos últimos días recibieron orientación para resolver los exámenes, pero ya espera el viaje de fin de año y el familiar. “Ahora estamos tensos, ya nos relajaremos”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (3)