10 de marzo de 2017 09:36

Circo del Sol se tiñe de nostalgia para llevar a Soda Stereo a otra dimensión

Un total de 35 artistas en escena, acompañados de un vestuario de estética espacial, futurista y multicolor, fueron los encargados de transportar a las miles de personas congregadas en números con diábolos, saltos estratosféricos y cuadros visuales únicos

Un total de 35 artistas en escena, acompañados de un vestuario de estética espacial, futurista y multicolor, fueron los encargados de transportar a las miles de personas congregadas en números con diábolos, saltos estratosféricos y cuadros visuales únicos, a un lugar en el que los mayores éxitos de la banda. Foto: Agencia EFE

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 7
Agencia EFE

Diez años después de su despedida definitiva, la banda argentina Soda Stereo ha dado un nuevo giro de tuerca. Las acrobacias, contorsiones, columpios y ciclos gigantes del emblemático Circo del Sol elevan desde este jueves 9 de marzo de 2017 sus canciones a un planeta donde la nostalgia, la belleza y la emoción se dan la mano.

No cabía ni un alfiler. Y no es para menos. El estadio Luna Park de Buenos Aires fue testigo en la noche de este jueves del particular reencuentro del público argentino con el trío que durante 15 años, en plena efervescencia de los 80 y 90 del pasado siglo, puso patas arriba el panorama del rock de toda Latinoamérica.

Un total de 35 artistas en escena, acompañados de un vestuario de estética espacial, futurista y multicolor, fueron los encargados de transportar a las miles de personas congregadas en números con diábolos, saltos estratosféricos y cuadros visuales únicos, a un lugar en el que los mayores éxitos de la banda y algunas de sus canciones de culto cobraron otra dimensión.

'SEP7IMO DIA - No descansaré', el nuevo espectáculo de la compañía canadiense, codirigido por Michel Laprise y Chantal Tremblay, llevaba cuatro años fraguándose con la estrecha colaboración de los miembros de la banda Charly Alberti y Zeta Bosio, que como no podía ser de otro modo no faltaron a la cita de hoy y fueron objeto de todas las miradas y aplausos.

Sin embargo, alguien estuvo presente de forma especial en el imponente estadio durante la hora y media de duración del show. Gustavo Cerati, cantante y guitarrista del grupo, fallecido en 2014 a los 55 años por un accidente cerebrovascular tras cuatro años en coma, sobrevoló los corazones desde el minuto cero, cuando su voz empezó a sonar en la canción Séptimo día, que da nombre a la producción.

"Es muy emocionante, se sienten bastantes cosas. Lo que tengo seguro es que esto es muy grande, para mí es como un siguiente nivel, como una consagración de una celebración súper meritoria de lo que ha sido Soda, así que es como una especie de orgullo, emoción", dijo Benito Cerati, hijo del mítico músico.

Objetos que caen, juegos de arena, efectos ópticos y actores metidos en una pecera o en una flor gigante moviéndose por la platea del recinto -donde se ubican varios escenarios entre un público en pie y en continuo movimiento- dan vida a Persiana americana, De música ligera, La ciudad de la furia, Sobredosis de TV y las decenas de temas musicales que con nuevos arreglos van sonando a todo volumen y potencia.

Laprise, agradecido por el privilegio de trabajar con "la música y mundo de Soda Stereo", contó que su objetivo era hacer un espectáculo para los millones de fans latinoamericanos del trío.

"Hay mucha excitación, emoción, trabajo muy largo de preparación, edición, estuvimos casi un año en el estudio armando la música y hoy lo podemos compartir y estamos orgullosos. Hemos aprendido mucho", explicó con una sonrisa de oreja a oreja Zeta Bosio, altamente satisfecho por haber podido trabajar con Circo del Sol.

La compañía, que nació en 1984 y lleva a sus espaldas 40 producciones, ya había realizado obras basadas en la trayectoria de míticos artistas musicales: los Beatles y Michael Jackson, pero es el homenaje a Soda Stereo con el que se lanza, sin escatimar en detalles, al público latino.

La interpretación por parte de una actriz, con una guitarra y con todo el público cantando al unísono, del tema Té para tres -que Cerati compuso cuando le dieron la noticia de que su padre estaba muy enfermo- fue uno de los momentos más emotivos de la noche, en la que además de multitud de rostros populares de Argentina no faltó la octogenaria madre de Gustavo, Lilian Clark.

Pantallas con antiguas imágenes de conciertos, reportajes fotográficos y videos musicales de Soda Stereo pusieron la puntilla para los más sensibles, que no se resistieron a romper en un aplauso cada vez que el rostro de Cerati aparecía en escena.
"Debe de estar orgulloso, porque a él siempre le gustaron los desafíos y las cosas increíbles, y además era fanático del Cirque du Soleil", concluyó Bosio.

El show se escenificará en Buenos Aires hasta el 14 de mayo y luego pasará por Lima, Santiago, Bogotá, México y otras ciudades americanas en las que la banda causó furor con sus conciertos durante sus años de actividad, entre 1982 y 1997, con una breve vuelta en 2007.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (11)
No (3)