5 de diciembre de 2016 00:00

Cine inspirado en Andrés Caicedo

Foto: Archivo Particular

Foto: Archivo Particular

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Fernando Criollo

Carlos Moreno tenía 8 años cuando su paisano Andrés Caicedo se vaciaba un frasco de barbitúricos que acabarían con su vida, el 4 de marzo de 1977, el día que recibió el primer ejemplar impreso de su novela ‘¡Que viva la música!’.

Caicedo cumplió su propio mandato de dejar obra antes de su muerte y así se abría paso en la historia con una prosa novedosa, cruda y devastadora a través de la cual quedaba expuesta una compleja realidad social, y que se constituiría en un referente regional para las posteriores generaciones de escritores y artistas.

Casi 40 años después de la publicación de la novela, Moreno -convertido ahora en director de cine- presenta ‘¡Que viva la música!’, un largometraje inspirado en la misma.
 La cinta narra la historia de María del Carmen Huertas (Paulina Ávila), una bella rubia adolescente de un barrio privilegiado de Cali, quien ha decidido dejar atrás su cómoda vida burguesa, que gira alrededor del rock, el consumo de drogas y sórdidas fiestas. 


En su huida halla refugio en la intensidad y el goce de la fiesta y la salsa en barrios populares, un camino que la llevará a desafiar sus límites. 
La película se estrenó el pasado jueves en el Ecuador gracias a la gestión de la distribuidora ecuatoriana 8D.

La sala del cine Ochoymedio presentará otras dos funciones exclusivas: el jueves 8, a las 20:00; y el domingo 11, a las 18:30.
Mariana Andrade, representante de 8D, explica que el interés de la distribuidora en esta película tiene dos razones. 
Por un lado, dice Andrade, es imposible ignorar la figura de Andrés Caicedo como un pilar fundamental en el llamado Grupo de Cali, junto a Luis Ospina y Carlos Mayolo, del que surge una propuesta artística que aparece como un contrapeso a las corrientes y a los convencionalismos literarios y audiovisuales de los años 70.


Por otro lado, está Carlos Moreno, un cineasta que ha hecho de su obra un reflejo de su propia tierra, su gente y sus realidades, de las que se desprenden historias universales en las que explora las contradicciones de la condición humana. En el 2007 debutó con la cinta ‘Perro come perro’, que estuvo en la selección oficial del Festival de Sundance, nominada al Goya como Mejor película iberoamericana y presentada por Colombia a los premios Oscar.


Además, Andrade explica que el filme se presenta como una propuesta cultural alternativa en el marco de celebración de las fiestas por la fundación de Quito. “Creo que cualquier fiesta que la ciudad celebre tiene que hacerlo también en los espacios independientes”.


En la pantalla, la “inspiración” a la que apela el director se convierte en una paradoja, con una propuesta visual que busca su propio sentido en la construcción de planos, escenarios, colores y ambientes.

Pero que narrativamente no supera la idea de la adaptación textual de varios pasajes de la obra original.
La historia aterriza en una ciudad divida por un río, pero también por una condición de clase.

Una banda sonora de 23 canciones que recorren cuatro décadas de historia musical acompañarán a Paulina Ávila en su intento de contravenir los moldes estéticos, morales y sociales, en un viaje con pocos destinos.

Carlos Moreno
Nació en Cali en 1968. Estudió Comunicación Social en la Universidad del Valle y Narrativa Audiovisual en la Universidad de Barcelona. Debutó como director en el 2007.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)