15 de junio de 2016 12:02

Adiós al mercado de los bichos de Pekín

Con el cierre del mercado nocturno de Donghuamen, en Pekín los turistas ya no podrán demostrar su atrevimiento  comiéndose un brocheta de escorpiones, de gusanos o de otra rica variedad de insectos. Foto: EFE.

Con el cierre del mercado nocturno de Donghuamen, en Pekín los turistas ya no podrán demostrar su atrevimiento comiéndose un brocheta de escorpiones, de gusanos o de otra rica variedad de insectos. Foto: EFE.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 3
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 8
Agencia EFE

Los turistas ya no podrán demostrar su atrevimiento en Pekín comiéndose un brocheta de escorpiones, de gusanos o de otra rica variedad de insectos, pues el famoso mercado 'de los bichos' de la capital cerrará sus puertas.

Tras 32 años en el negocio, el antiguo mercado nocturno de Donghuamen, una estrecha calle de 300 metros casi siempre abarrotada, cerrará el día 24 de junio, confirmaron sus gestores a medios chinos.

Adiós a una de las calles más visitadas de la capital, donde extranjeros y locales son siempre recibidos con el baile de escorpiones incrustados vivos en finos palos de madera, preparados para asar a la plancha y ser devorados por los clientes más osados.

La falta de higiene en el almacenamiento de la comida o en la gestión de la basura, que se suele acumular en medio de la calle, además de las quejas vecinales por el ruido, han sido el detonante para que las autoridades hayan decidido poner fin a estos comercios situados en el centro de la urbe, a escasos metros de Wangfujing, una de las avenidas doradas de Pekín, repleta de tiendas de lujo.

El mercado nació en 1984 como un conjunto de puestos callejeros y al principio presentaba la diversidad culinaria de Pekín, pero poco a poco fue incorporando aperitivos y platos de otras partes del país.

Hoy el visitante puede encontrar desde rollitos de primavera, patos asados o pinchos de pollo, cordero o intestinos, hasta serpientes, cigarras, estrellas o caballitos de mar, que se venden a un precio más elevado de lo normal dada la peculiaridad del sitio.

Cualquier guía sobre China aconseja visitar este mercado pequinés y es habitual ver a extranjeros, y también a locales, fotografiándose o grabando en video la experiencia de probar un saltamontes frito o una lagartija con los tradicionales farolillos rojos de fondo.

Una escena que en ocho días ya no se podrá repetir en esta metrópolis, aunque sí en otras partes de la nación, como en la provincia sureña de Cantón, donde algunos de los insectos que tanto se repudian en Occidente siguen formando parte del menú.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (8)
No (3)