9 de October de 2013 11:48

Científicos cuestionan autenticidad de reliquias de Luis XVI y Enrique IV

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

Un nuevo análisis de ADN publicado este miércoles puso en duda la autenticidad de dos reliquias anteriormente atribuidas a dos reyes de Francia: restos de sangre del decapitado Luis XVI y una cabeza de Enrique IV que había permitido la reconstitución de su rostro.

El nuevo estudio, publicado por la revista Europea European Journal of Human Genetics se basa en el análisis ADN de tres representantes vivos de la casa de Borbón descendientes de Luis XIII, hijo de Enrique IV.

Un equipo dirigido por el belga experto en genética Jean-Jacques Cassiman (de la Universidad de Louvain) y el historiador francés Philippe Delorme estableció que los tres borbones “ tienen el mismo cromosoma Y (transmitido por línea masculina) ” .

Pero ese cromosoma Y, calificado por Philippe Delorme como “ cromosoma auténtico de los borbones ” no pudo ser hallado en los perfiles genéticos de dos reliquias atribuidas a Luis XVI y Enrique IV.

“No es la sangre de Luis XVI ” , afirmó Cassiman, agregando que el ADN procedente de la cabeza tampoco pertenece a Enrique IV.

En una segunda comparación, procedente del ADN mitocondrial (transmitido por línea femenina) , Cassiman demostró que no era posible que el ADN de la cabeza momificada provenga de Enrique IV.

Hallada en 2008 tras varios años de búsqueda, la cabeza de Enrique IV había sido “ autentificada ” en 2010 por un equipo de una veintena de especialistas dirigidos por el forense y antropólogo Philippe Charlier sobre la base de conclusiones científicas e históricas, que Delorme impugna en su totalidad.

A fines de 2012, Charlier había publicado junto a un experto español en paleogenética un perfil genético común entre la cabeza momificada y la sangre real seca recogida en un pañuelo tras la ejecución de Luis XVI en la guillotina, el 21 de enero de 1793.

Para el equipo francoespañol, la concordancia genética entre las dos reliquias confirmaba de hecho su pertenencia a los dos reyes de Francia, distantes de siete generaciones.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)