12 de mayo de 2015 16:33

Se reportaron casos de chikungunya en Imbabura y Carchi

Hasta hoy, 12 de mayo, se han reportado más de 6 000 casos de chikungunya en el país. Foto: AFP.

Hasta hoy, 12 de mayo, se han reportado más de 6 000 casos de chikungunya en el país. Foto: AFP.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 1
José Luis Rosales

En poblaciones subtropicales de las provincias de Imbabura y Carchi, situadas en el norte de Ecuador, se han confirmado y registrado 22 casos de fiebre chikungunya, en lo que va de este año.

Se tratan de casos importados, pues en la zona no se presenta circulación autóctona de la enfermedad, explica Yu Ling Reascos, directora de Salud de la Zona 1, que comprende las provincias de Esmeraldas, Carchi, Imbabura y Sucumbios.
En esta región, desde que se reportó el primer caso (octubre 2014) hasta la semana 18, se han registrado 5 137 casos en las cuatros provincias.

“De estos el 90% afectaron a los habitantes de Esmeraldas”, explica la funcionaria. Esta es la jurisdicción a escala nacional en donde la enfermedad, transmitida por el mosquito aedes aegypti, registra el mayor brote.

La amenaza epidemiológica obligó a las autoridades sanitarias a convocar a los representantes de instituciones estatales a la conformación de la Mesa Técnica 2. Es liderada por el Ministerio de Salud Pública se integró con 24 funcionarios de las cuatro provincias.

El objetivo es mitigar el impacto de esta enfermedad, proveniente de Asia, de reciente aparición en Esmeraldas y su posible expansión hacia las provincias vecinas. La cita sirivió también para establecer medidas contra el dengue y el paludismo, cauasado por el mismo vector.

En tanto, desde el año anterior se realizan campañas de educación sanitaria y fumigación. Según John Parra, epidemiólogo zonal, han iniciado el segundo ciclo de fumigaciones que prevé atender en 60 días a 48 mil viviendas de Esmeraldas, Sucumbíos, Imbabura y Carchi.

En ésta dos últimas localidades las tareas se han concentrado en los valles cálidos menores a los 2 000 metros de altura. En esos lugares también presentan condiciones para la reproducción del mosquito.

Parra lamentó que en algunos lugares hay resistencia de la gente a colaborar en tareas como limpiar tanques, eliminar llantas, botellas y envases en donde se acumula el agua de la lluvia y permite la reproducción de los insectores transmisores de la enfermedad.

Esta enfermedad produce intensos dolores en los huesos y entumecimientos agudos que llevan a los pacientes a quedar postrados por casi una semana.

A pesar de ello, el protocolo determina que se les debe dar una atención ambulatoria. Sin embargo, los casos más graves podrán antendidos en cuatro hospitales públicos de Ibarra, Esmeraldas, Tulcán y Nueva Loja. Reascos asegura que hasta el momento no se ha registrado ningún caso grave.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (0)