20 de diciembre de 2017 13:23

80 chicos que buscan salir de las drogas recibieron un agasajo navideño

80 adolescentes del Centro de Atención Juvenil La Dolorosa, ubicado en el sector de La Ferroviaria, sur de Quito, recibieron un agasajo navideño. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

80 adolescentes del Centro de Atención Juvenil La Dolorosa, ubicado en el sector de La Ferroviaria, sur de Quito, recibieron un agasajo navideño. Foto: Alfredo Lagla / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
María Belén Merizalde
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Con música en vivo y la compañía de sus seres queridos, 80 adolescentes que cumplen su tratamiento de desintoxicación y deshabituación del uso y consumo de drogas del Centro de Atención Juvenil La Dolorosa, ubicado en el sector de La Ferroviaria, en el sur de Quito, recibieron un agasajo navideño.

Ledy Zúñiga, secretaria Técnica de Prevención Integral de Drogas, comentó que este tipo de actividades permiten que los chicos tengan momentos de unión con sus familias, que son pilares fundamentales en su proceso de rehabilitación.

Nancy Durán llegó hasta ese lugar para acompañar a su nieto, quien hace 10 meses ingresó a este centro para luchar contra su adicción a las drogas. "Él lastimosamente se dejó llevar por sus compañeros del colegio, pero cuando nos enteramos de los que estaba pasando decidimos buscar ayuda, porque es la familia quien debe estar ahí para apoyar a estos chicos".

Zúñiga explicó que desde el Estado se está trabajando en una red pública y privada de centros de atención para este problema de salud pública.

Actualmente existen 743 centros de atención ambulatoria y 12 de internamiento. Sin embargo, se requieren más lugares de este tipo que puedan recibir a consumidores de drogas y permitir su desintoxicación y rehabilitación.

Los jóvenes que ingresan a los centros de internamiento deben permanecer en tratamiento al menos seis meses y luego de ello se realiza un seguimiento por un año para analizar su progreso y su reinserción social.

Andrés es uno de los chicos que decidió buscar ayuda y fue recibido en el centro La Dolorosa. El joven sostiene que aunque ha sido difícil salir de las drogas, fue la mejor decisión que tomó. "No es fácil, es una dependencia que uno crea, peor lo importante es buscar a alguien que quiera tenderte una mano".

Juan Zapata, secretario de Seguridad del Municipio de Quito, comentó que para el próximo año dentro del programa Quito Listo se dictarán charlas en los colegios municipales para prevenir el consumo de drogas.

Además señaló que se trabajará con los 400 comités de prevención y respuesta. "El trabajo debe ser en conjunto con los padres, porque la familia es la primera escuela".

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)