12 de febrero de 2016 07:21

Una chica danesa atrapada en un cuerpo ajeno

En ‘La chica danesa’, el director Tom Hooper  aborda el tema de identidad de género

En ‘La chica danesa’, el director Tom Hooper aborda el tema de identidad de género. Foto: IMDb

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 4
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 3
Contento 7
Fernando Criollo
Redactor (I)
fcriollo@elcomercio.com

Luego de impresionar a la crítica y al público con las premiadas cintas ‘El discurso del rey’ (2013) y ‘Los miserables’ (2012), Tom Hooper regresa para dirigir la compleja historia del nacimiento de Lili Elbe, un ser atrapado en un cuerpo que no es el suyo.

Un drama basado en la verdadera historia de Einar (Eddie Redmayne) y Gerda Wegener (Alicia Vikander), un matrimonio de artistas daneses que disfruta de su éxito en el bohemio círculo cultural de Dinamarca a inicios del siglo pasado. Una relación que se vive sin mayores contratiempos entre alegres tertulias, un cómplice romance y la pasión por el arte.

Y es justamente esa dedicación al trabajo y una casualidad la que un día ponen a Einar en el papel de modelo frente a su esposa. Ante la ausencia de la modelo original y la urgencia de terminar una pintura, Einar accede a probarse un par de medias de seda y unos zapatos de tacón para que Gerda pueda completar una pintura que debía entregar con urgencia.

Pero lo que había empezado como una desinteresada ayuda pasa a convertirse en un juego de roles, en el que el artista se expone en público vestido de mujer. Hecho que desencadena una serie de inquietudes y que sería el punto de partida hacia una compleja metamorfosis física y emocional, en la que el actor Eddie Redmayne se luce con una extraordinaria técnica para asumir un rol de distintos niveles, a partir de la expresión y la emoción que parte de la exploración sensorial.

De introvertido artista y concupiscente amante Einar empieza a marcar distancia con su arte, para convertirse en la musa que inspira la obra de su esposa, y consigo mismo, en la medida en que empieza a revelarse una identidad latente y contraria a la normatividad social y biológica.

En esa búsqueda de identidad, que además marcó un hito en la historia de la comunidad transgénero, Vikander no solo acompaña el trabajo de su colega sino que pese a los pocos riesgos narrativos se roba el protagonismo al apropiarse del conflicto con una avasalladora interpretación.

Video: YouTube, canal: Movieclips Trailers

El argumento central de la película queda expuesto y la identidad de género, en una época y en una sociedad de dogmática moral, es el tema de reflexión que el director aborda con una meticulosa puesta en escena que por ahora le han significado nominaciones al Oscar en Diseño de vestuario y Diseño de producción, además de las dos nominaciones para Redmayne y Vikander como Mejor protagónico y Mejor actriz de reparto, respectivamente.

Aunque no hay nada que reivindicar cuando se trata de la naturaleza humana, el guión no cubre las expectativas de una historia que exige algo más que un performance bien ejecutado por sus protagonistas y la cinta se queda en la superficialidad de una obra estéticamente bien lograda.

“Pienso como Lili, sueño sus sueños. Ella siempre estuvo allí”, dice Einar que más bien es Lili, en un drama que llega con cuatro nominaciones a los premios de la Academia sin arriesgarse a la transgresión.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)