Una universidad que conecta al entorno del cerro San Cristóbal

La fachada de este edificio (arriba) está forrada de cristal serigrafiado que refleja el cerro y filtra la luz solar.Foto: EL COMERCIO

La fachada de este edificio (arriba) está forrada de cristal serigrafiado que refleja el cerro y filtra la luz solar.Foto: EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Redacción Construir (I)
construir@elcomercio.com

El máximo ganador de los Premios ODA 2015, que entregan los portales digitales archdaily (el de mayor búsqueda en el mundo) y Plataforma de Arquitectura a las mejores obras de habla hispana, fue para los nuevos edificios de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad Diego Portales, en Santiago de Chile.

El segundo premio lo ganaron los arquitectos ecuatorianos Jorge Javier Andrade Benítez, Javier Mera Luna, Daniel Moreno Flores con su Mirador del Quilotoa (trabajo reseñado por Construir el 31 de octubre del 2014).


En cuanto al proyecto triunfador, este se levanta en Santa Clara, Huachuraba en la Región Metropolitana de Santiago y fue diseñado por los arquitectos Rodrigo Duque Motta, Rafael Hevia y Gabriela Manzi.


Es un megaconjunto edificado de 16 644 m², resultado de un concurso para la habilitación del nuevo campus de la Universidad Diego Portales en Huechuraba.


Según www.plaformaarquitectura.cl, el terreno se ubica a los pies del cerro San Cristóbal y ligeramente levantado sobre el valle, en una zona repleta de edificios de oficinas; “unas cajas de cristal carentes de una identidad clara y pensadas con lógicas de corto plazo”, según la opinión de Rodrigo Duque, uno de los proyectistas.


Como contraposición, el estudio Hevia-Duque-Manzi buscó construir un contraste, una estructura con peso, que hablara de permanencia y estabilidad, que acompañara a la universidad en su apuesta de largo alcance, de trascendencia, como cuenta Archdaily. 


Así, en los nuevos bloques se juntan la densidad de los volúmenes, el hormigón visto que dura y envejece, unas fachadas que se cubrirán de enredaderas que den cuenta del paso de las estaciones, un parque que madurará en años y unas plazas de piedra.

Todos con un objetivo claro: apostar a consolidarse con el paso del tiempo.
El conjunto edificado combina cuatro elementos arquitectónicos: un zócalo compuesto por planos horizontales, tres plazas en distintos niveles y los programas universitarios más públicos; un gran edificio de ocho niveles de arquitectura neutra que actúa como telón de fondo contra el cerro; una sucesión de singulares edificios que albergan los programas más emblemáticos; y, un gran parque que se entrelaza con el zócalo y que habilita extensas áreas deportivas.


Es un conjunto sustentable. Posee sistemas de ahorro energético y de agua; un óptimo control y redistribución de la energía solar (el edificio de pregrado está revestido de cristal serigrafiado que filtra la luz a las salas de clases)...

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)