23 de septiembre de 2014 20:38

Puñay se podría convertir en un parque arqueológico

La pirámide precolombina está ubicada a 25 minutos de Chunchi, en Santa Rosa. Foto: Raúl díaz/ El Comercio.

La pirámide precolombina está ubicada a 25 minutos de Chunchi, en Santa Rosa. Foto: Raúl díaz/ El Comercio.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 23
Contento 3
Dalia Montalvo. Redactora
(F-Contenido Intercultural)dmontalvo@elcomercio.com

El cerro Puñay, en Chimborazo, tiene tres particularidades. Arqueológicamente, es una pirámide que se encuentra localizada en el área de desarrollo social de las culturas precolombinas: Narrío (1 800 a.C.- 500 a.C) y Cañari (500 a.C. – 1 500 d.C). Geológica y geográficamente, la montaña, que se ubica entre los cantones de Chunchi y Alausí, se levanta aislada y solitariamente como un estrato volcán, lo cual permite visualizar desde su cima dos tipologías de paisajes: la llanura costeña hacia el oeste y la escarpada Serranía ecuatoriana en su flanco oriental.

Christian, Andrés y Juan Aguirre la descubrieron mientras trabajaban en un proyecto estudiantil para investigar el Camino del Inca. En el 2003, Christian y Andrés visitaron el cerro para buscar un atractivo de interés turístico, en Chunchi. En el estudio descubrieron dos plataformas elípticas.

Después de un año de estudios antropológicos, topográficos y de varias ascensiones, hallaron en lo alto una pirámide con la forma de un guacamayo. Según uno de sus investigadores, Christian Aguirre, la pirámide escalonada evidencia todos los cánones y elementos arquitectónicos de los monumentos del mundo andino, también denominados como ‘pukaras’.

“La montaña muestra en forma monumental sus singularidades como edificaciones construidas en las cumbres de los cerros, presencia de terrazas espiraladas y plataformas elípticas”.
De acuerdo con el arqueólogo Antonio Fresco, el término quichua ‘pukara’ tenía para los incas el significado de fortaleza o castillo.

Esta denominación se ha aplicado de manera tradicional a ruinas de construcciones antiguas que adoptan la forma de círculos concéntricos de muros y fosos. Están situadas en la parte superior de lomas y cerros y constituyen un rasgo muy repetido en el paisaje andino, desde el norte del Ecuador hasta el centro de Chile y del occidente argentino.

Aguirre explica que el bloque principal de la pirámide está situado en el último piso de la misma y está constituido por dos plataformas elípticas, a las cuales se puede acceder a través de seis pisos o terrazas situadas a cada lado de las mismas. Estas terrazas obedecen a un diseño semicircular y sus dimensiones varían entre ellos.

El camino para ascender a la montaña es muy empinado. A lo largo se puede encontrar la piedra de los sacrificios, que ofrece un panorama espectacular. Mucha de toda esta energía ancestral permanece en el lugar y en la actualidad se siguen haciendo celebraciones andinas en el montículo. Por eso dos petroglifos protegen y guardan el centro sagrado de malas energías. Es por este carácter ceremonial por lo que en el 2007 el Puñay fue declarado como Patrimonio Turístico Espiritual por parte del Movimiento Indígena de Chimborazo.

Con toda la información lograda por Aguirre se inició un proyecto en conjunto con la Escuela Politécnica de Chimborazo, el Consejo Provincial y la Senacyt que busca la declaratoria de este monumento como parque arqueológico.

Actualmente se desarrolla la evaluación del patrimonio cultural precolombino. Dentro del último estudio, que se inició el año pasado, se encontraron cinco sitios arqueológicos más en el sector. De acuerdo con Aguirre, hay caminerías enterradas y un espacio destinado a la producción agrícola.

El alcalde de Chunchi, Carlos Aguirre, comenta que el proyecto es importante para el cantón. Dentro del presupuesto del Municipio se contempla una inversión de USD 300 000 para el desarrollo del plan en el que se incluyen un museo y un centro de interpretación.

Por el momento, el proyecto está en la segunda fase; se diseñan las facilidades turísticas y culturales para que cuando la zona sea ya un parque se puedan fusionar las funciones de la comunidad, las autoridades y los investigadores.

Desde ayer (23 de septiembre) el equipo de investigación de la Espoch conjuntamente con Drone§Gis (Diego Andrade Ismael Flores), la universidad de Tolouse (Pablo Melo), el INPC regional Riobamba (Mauro Miranda y Geovanny Silva), la Espoch (Christian y Juan Aguirre y Richard Cevallos), el GAD Municipal de Chunchi (César Ortega) se encuentra realizando una investigación de levantamiento topográfico y de fotografía aérea de alta resolución de la montaña.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)