28 de marzo de 2017 00:00

La Casa de la Cultura del Guayas aún padece losefectos del sismo

Exteriores de la Biblioteca Aurora Estrada, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas.

Exteriores de la Biblioteca Aurora Estrada, de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas. Foto: Pavel Calahorrano / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 1
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Alexander García
Redactor (I)

Casi un año después del terremoto que golpeó la costa del Ecuador el 16 de abril del 2016, la Biblioteca Aurora Estrada de la Casa de la Cultura Ecuatoriana Núcleo del Guayas (Cceng) ha recuperado solo la mitad de las estanterías afectadas por el sismo, por lo que sus puertas permanecen cerradas al público.

El Museo de Arte Prehispánico Carlos Zevallos Menéndez también sigue cerrado a las visitas, pues sufrió el colapso de vitrinas. El pasado abril, el sismo destruyó el 70% de las estanterías de metal de la biblioteca y provocó la ruptura de una pared de bloques de vidrio de tres metros de altura.

Las estructuras metálicas de la hemeroteca en la reserva superior colapsaron, los documentos fueron rescatados y apilados, hasta lograr reponer los estantes destruidos.

Las donaciones de la empresa privada han permitido reponer la mitad de las estructuras destruidas, informó Rosa Amelia Alvarado, presidenta de la Cceng. “Ha sido imposible conseguir el financiamiento que permita completar los trabajos de reconstrucción de las estanterías requeridas que nos permitan solucionar la situación y reabrir al público”, explicó la funcionaria.

El presupuesto de 2016 del núcleo del Guayas, que fue de
USD 797 000, experimentó una disminución de más del 20% con respecto a los recursos asignados en el 2015 (cuando bordeó el millón de dólares), según se desprende de las cifras presentadas por la institución en su rendición anual de cuentas.

“Ha sido un año de limitaciones presupuestarias debido a la crisis económica que vivió al país y que afectó a todas las instituciones públicas”, explicó la Presidenta, que lleva nueve años en el cargo.

El programa editorial del Núcleo del Guayas publicó tres libros el año pasado. Suspendió publicaciones en la segunda mitad del año por los problemas de presupuesto y la falta de insumos que requería la imprenta. “Los recortes y la eliminación de partidas no permitieron ejecutar proyectos previstos para el año 2016, aunque la institución continuó con su programación y con un incesante trabajo cultural”, defendió Alvarado.

La poeta y periodista, directora de revista Hogar, declinó presentarse a la reelección prevista para mayo próximo. Ella fue elegida para ocupar el cargo hasta el 2019, pero la aprobación de Ley Orgánica de Cultura estableció un nuevo llamado a elecciones para las dignidades de la Casa de la Cultura Ecuatoriana (CCE).

La actual presidenta renunció a recibir la remuneración que le correspondía desde que se posesionó para su primer período, en el 2011, pues según dijo entendió que el cargo “representaba una función de servicio”. También, señaló que mantener la actividad cultural de la Casa de la Cultura, en Guayas, le ha demandado el aporte de recursos personales.

El artista plástico Joaquín Serrano, precandidato a la presidencia de la Cceng, dice que la reestructuración de la Casa le va a permitir al núcleo provincial acceder a un mayor presupuesto. “Hay que habilitar la biblioteca, pero se necesita de toda una reingeniería e implementar tecnología, para poder brindar un mejor servicio a la comunidad”.

Cristian Levi, gestor cultural de La Calderachamanika, apunta al otro espacio inhabilitado y se lamenta porque las piezas de la sala de oro del Museo de Arte Prehispánico Zevallos Menéndez no estén disponible a los visitantes: máscaras funerarias, collares, auriculares, abalorios y brazaletes de oro de las culturas de la Costa. “Las piezas que se conservan son las que sobrevivieron al robo de fines de la década de los años 80 en donde se simuló un incendio”, recordó el gestor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)