24 de octubre de 2015 00:00

La línea de baños en Casa Cor es futurista

Cuatro espacios se adecuaron con piezas de alta tecnología desarrolladas por la firma Briggs. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Cuatro espacios se adecuaron con piezas de alta tecnología desarrolladas por la firma Briggs. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 1
José Guaygua
Redactor (I)

Los conceptos en los que se basan el diseño y la arquitectura se transforman constantemente. Las creaciones de los arquitectos no conocen límite, excepto su imaginación.

Una parte de estas invenciones es la que se exhibe en Casa Cor, la segunda muestra más importante en el mundo (solo superada por la de Milán).

Dentro de la casa patrimonial Villa Helvetia (Luis Cordero y Ulpiano Páez), en Quito, se adecuaron distintos ambientes del hogar. No podía faltar el cuarto de baño, que en esta ocasión está a cargo de Briggs, cuya representación en el país la maneja Edesa S.A.

La marca trabajó con reconocidos diseñadores ecuatorianos: Cayetano y Mónica Uribe, Mario Arias, Christian Wiese y Diego Guayasamín.

El último arquitecto dio vida a Sinestesia Reflectiva, que radicaliza los efectos y sensaciones de destello, profundidad y reflejo desde diferentes perspectivas, sin descuidar la sencillez y la funcionalidad.

El espacio fue creado con vidrios de tonalidad negra, acompañados, dice Gabriela Rodríguez, diseñadora de Edesa, de pequeños destellos de luz con rieles LED, que dan un pequeño toque brillante.

Al ser un baño minimalista, las líneas rectas se impusieron en el lavamanos (Aria 57), dotado de un gran espacio para la higiene de rostro y manos.

Para completar el concepto futurista, se escogió al Smart Briggs. Los sensores de este sanitario se activan desde el inicio. Al sentarse, el anillo se calienta a una temperatura ideal. Tras usarlo, un mecanismo efectúa el aseo con agua, tanto en hombres como en mujeres. Y al final un ventilador facilita la sensación de frescura.

La limpieza tampoco es problema. Su software coordina una autolimpieza para evitar malos olores. Y a falta de energía eléctrica, actúa una batería con capacidad para 12 horas.
Un espacio para desconectarse del mundo y consentir un poco al cuerpo es lo planteado por Le Blanc SPA, diseñado por los arquitectos Uribe.

La bañera de fibra de vidrio Fonte, junto con la grifería de la misma línea, se roban todas las miradas. Sus medidas 1,70 x 0,80 x 0,65 m se distribuyen en contornos redondeados, con soportes de acero inoxidable.

En el lavamanos, la armonía la impone Nuvola, de geometría
curva y lineal , complementado con grifería Vita, cuya combinación se hace con ensayos previos de laboratorio y diseño.

Movimiento Perpetuo, de Wiese, mezcla formas espirales con una idea de cabina de avión, reflejada en la columna de baño dispuesta en medio de los lavamanos Petal y Rivoli. Esta simula los comandos centrales, que sirven para volar.

El retrete Fontana es un modelo suspendido en el aire con tanque oculto. Es ecológico, pues descarga 4,8 l de agua en sólidos y 3,5 l en líquidos. La ducha Atenea brinda un baño terapéutico tipo cascada.

Un ambiente chocolate y beige dispuso Mario Arias en Teatro Briggs, grandes telones recubren las paredes del baño. Como parte de esa magia, la grifería está ‘flotando’ en el aire. Los lavamanos, explica Rodríguez, se asientan sobre pedestales esféricos rodeados por mosaicos cuadrados.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)