7 de abril de 2016 23:34

'Carmina Burana' vibró con la Sinfónica Nacional en Quito

La obra musical 'Carmina Burana' se realizó la noche de este jueves 7 de abril, en la Casa de la Música. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

La obra musical 'Carmina Burana' se realizó la noche de este jueves 7 de abril, en la Casa de la Música. Foto: Patricio Terán / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Pamela Castillo

La popular cantata O Fortuna dio paso, como es tradicional, a la obra musical 'Carmina Burana', que este año reunió a varios elencos corales de la ciudad y a la Orquesta Sinfónica Nacional del Ecuador (OSNE) en la Casa de la Música.

El concierto fue la noche de este jueves 7 de abril del 2016, tendrá una segunda función el viernes 8 y finalizará su temporada el sábado 9 en el coliseo del Colegio William Shakespeare, con la participación del director invitado Johannes Dering-Read.

La OSNE otorgó invitaciones al público de forma gratuita y el éxito de la presentación se demostró cuando las entradas se agotaron, y la función de estreno tuvo un lleno completo en el escenario cultural.

Bajo la dirección de Álvaro Manzano, la OSNE mostró su versatilidad con un poderoso sonido que siguió al pie de la letra la obra creada por Carl Orff en el siglo XX. El coro Voces Cantantes de Quito y su coro extra entonaron la primera parte de 'Carmina Burana', 'Fortuna Imperatrix Mondi', que estuvo acompañada por un set de iluminación que varió entre luces verdes y rojas.

Una pantalla gigante proyectó la traducción en español de las letras de esta obra, cantada originalmente en latín, alemán y francés.

El Coro de Niños del Colegio Alemán, el de la Unidad Educativa William Shakespeare y el Coro En-Canto ingresaron al escenario para completar 'Carmina Burana' desde la cantata In Taberna.

Tres solistas formaron parte del repertorio: Marlon Valverde Ramos (tenor), Alex Rodríguez López (barítono) y la participación destacada de la soprano Viviana Rodríguez López, cuya vibrante voz retumbó hasta las últimas localidades de la Casa de la Música.

El repertorio, que dura algo más de una hora, finalizó con O Fortuna, nuevamente con la complicidad del sistema de iluminación y un poderoso sonido, especialmente, de las cuerdas de la OSNE.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (2)
No (0)