2 de marzo de 2016 17:19

Hay 'sorprendentes lagunas' en conocimiento del cáncer de ovarios

Muchos de los tipos de cáncer que se consideran de ovario pueden darse en las trompas de falopio

Foto referencial. Muchos de los tipos de cáncer que se consideran de ovario pueden darse en las trompas de falopio. Foto: Pixabay

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

Los científicos saben poco del cáncer de ovarios, que muchas veces ni siquiera surge en los ovarios, informó un panel de científicos estadounidense el miércoles, 3 de marzo del 2016.

La Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos hizo un llamado a trabajar para llenar lo que calificó como “sorprendentes lagunas en el conocimiento fundamental sobre el cáncer de ovario y en su comprensión".

“El comité concluye que una proporción sustancial de los carcinomas clasificados como 'de ovario' en realidad se desarrollan fuera del ovario o surgen de células que no son consideradas como intrínsecas del ovario”, apuntaron los expertos en un informe de 377 páginas encargado por el Congreso de Estados Unidos.

Muchos de estos tumores “surgen en otros tejidos fuera del ovario, como en las trompas uterinas, y luego producen metástasis en el ovario”.

Unas 14 000 mujeres mueren anualmente de cáncer de ovario en Estados Unidos, donde este tipo de cáncer el es quinto más frecuente en el país y se diagnostica en 21 000 mujeres cada año.

Algunos de los síntomas tempranos de la enfermedad son la hinchazón, dolor al orinar o molestia abdominal, pero a menudo no se detectan ningunos síntomas en los estados iniciales.

Alrededor de dos de cada tres mujeres que son diagnosticadas con este cáncer lo descubren recién cuando éste ya está avanzado y se ha expandido fuera de su foco inicial.

Entre las mujeres que reciben estos diagnósticos tardíos menos de 30% sobreviven más de cinco años después de recibirlo.

A pesar de la falta de conocimiento sobre este cáncer, existen oportunidades para investigar “que, de ser aprovechadas, podrían incidir de la mejor manera en reducir la cantidad de mujeres que son diagnosticadas o que mueren de cáncer de ovario”, señaló el informe.

Entre los pasos a dar, el panel destaca que se debería priorizar la investigación sobre el subtipo más común y más mortal del cáncer de ovario: el carcinoma seroso de alto grado.

También es necesario comprender una serie de otros subtipos de este cáncer, precisaron los expertos.

Se sabe que mujeres con mutaciones en ciertos genes específicos corren un riesgo elevado de contraer cáncer de ovario, pero, constata el informe, “a pesar de este descubrimiento importante (...) no se han adoptado medidas de manera general para hacer pruebas genéticas o para aconsejar a familias con este riesgo”, apuntó el informe, proponiendo que se amplíen las pruebas genéticas para detectar estos riesgos.

En el ámbito del tratamiento del cáncer de ovario también hay grandes dificultades. La mayoría de las mujeres que padecen este cáncer reciben inicialmente quimioterapia compuesta de platino.

Muchas de ellas responden bien a este tratamiento en una fase inicial, pero luego “prácticamente todos los cáncer de ovario recurrentes terminan desarrollando una resistencia a los tratamientos farmacológicos actuales”, concluyó el informe.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)