21 de septiembre de 2016 00:05

Caím, 'El Diablo' colombiano, se paseará por Quito este fin de semana

Se inició en el mundo laboral como peluquero, tal como su madre y su abuelo. Pero luego se decidió por el arte corporal, y reconoce que no ha sido una elección sencilla.

Caím se inició en el mundo laboral como peluquero, tal como su madre y su abuelo. Pero luego se decidió por el arte corporal, y reconoce que no ha sido una elección sencilla. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 25
Triste 4
Indiferente 15
Sorprendido 4
Contento 4
Pamela Castillo
Redactora (E)

Tenía 13 años cuando se hizo su primer tatuaje. Era el logotipo de la banda de heavy metal Iron Maiden, “pero más bien parecía un Homero Simpson”, recuerda el artista corporal, actor y DJ colombiano Caím, uno de los hombres más modificados del mundo, con un 70% de su cuerpo cubierto de tatuajes, implantes y piercings.

Se autodefine como un “híbrido”, mitad hombre y mitad animal. Le colocaron el apodo de ‘El Diablo’ por su apariencia y, aunque dice que no le incomoda que lo llamen así, no se considera un diablo.

Ese primer tatuaje de Iron Maiden fue sustituido y luego acompañado por otros más. Tantos que cubren su piel casi en su totalidad. “Ya perdí la cuenta. Me gusta pensar que tengo un solo tatuaje que me cubre todo”.

Cuando empezó con su fanatismo por el arte corporal tuvo muchos problemas con su familia, pues “tenía 13 años, era un niño”. Pero ahora considera al tatuaje y a la modificación como su vida, ya que vive de eso.

“Ser tatuador me ha permitido comer, viajar... Vivo de esto. Además, es lo que más me gusta hacer”. Han pasado muchos años desde que descubrió esta pasión por decorar su cuerpo y ha sido protagonista en programas de televisión como 'Tabú', de NatGeo.

Modificaciones extremas

Fue la primera persona en el mundo en colocarse implantes, una técnica que hoy es muy popular entre las modificaciones corporales y que consisten en protuberancias en lugares visibles, que muchas veces simulan ser cuernos.

Los que Caím tiene en la frente son de silicona y los que luce en ambos antebrazos son de teflón. Para utilizar esos implantes en el rostro, tuvo que someterse a una larga y dolorosa cirugía para expandir la piel de su frente.

Pero en la cara, más que los implantes, llaman la atención otro tipo de modificaciones que han cambiado por completo la expresión de su rostro. Tiene las orejas cortadas al borde, es decir, no tiene lóbulos. La nariz fue recortada para ampliar las fosas, sin lóbulos, y luce piercings a lo largo del tabique. Esto lo convierte en la primera -y única- persona en el mundo en tener un cambio tan extremo en la nariz.

caim

Tiene la lengua bífida, o sea cortada a la mitad, que da la impresión de que tiene dos lenguas. Finalmente, la modificación más peligrosa que luce es la del 'eyeball tattoo', o tatuaje dentro de los ojos, que consiste en colorear los globos oculares.

Caím tiene tinta negra en ambos ojos y dice que es una técnica muy incómoda: “Cuando te hacen el 'eyeball tattoo' tienes que estar muy quieto porque si llegas a mover el ojo con la aguja ahí, te puedes quedar ciego. Además, no se sabe si varios años después de usar esta técnica seguirás viendo”.

Todas estas intervenciones han sido pagadas de su propio bolsillo, con los ingresos de sus oficios de tatuador, DJ y actor; Caím es uno de los tatuadores más cotizados del mundo, por las modificaciones extremas que realiza.

En su vida cotidiana

Aunque admite que la sociedad ha cambiado, cuenta que aún es normal -demasiado- que la gente lo mire con extrañeza en los lugares públicos. No toma bus porque la mayoría no se detiene, es padre de familia y le gusta comer pizza con sus hijos.

Luce el cabello de color rojo encendido, tiene la voz tímida y no le gusta revelar su edad. La gente le puso el apodo de ‘El diablo’, aunque se trata de un sujeto al que le gusta sonreír abiertamente, con un marco de 12 piercings que bordean su boca.

Se inició en el mundo laboral como peluquero, tal como su madre y su abuelo. Pero luego se decidió por el arte corporal, y reconoce que no ha sido una elección sencilla. Evita los lugares concurridos porque la gente lo mira demasiado y las señoras alejan a sus hijos de él, así que se volvió hogareño y se transporta, sobre todo, en taxi.

Fanático de las creencias de sus antepasados: aire, fuego, tierra, agua y espíritu. También se considera un amante del rock pesado y de la música clásica. Repite varias veces que no quiere parecerse a nadie, le gusta ser el centro de atención y, sobre todo, demuestra que le apasiona ser diferente.

De visita en Ecuador

Caím es uno de los invitados especiales para la cuarta Convención Internacional del Tatuaje Mitad del Mundo, que se celebrará estos viernes 23, sábado 24 y domingo 25 de septiembre en el Hotel Best Western Plaza de Quito. Más de 200 tatuadores formarán parte del encuentro, entre los que se destacan Caím, Megan Masacre, Reese Hilburn, Los Peralta, Fernanda Mercury y Jhon Campuzano, que es reconocido alrededor del mundo por su arte de transformación con el tatuaje de ojos y los implantes.

“Si una persona va a hacerse su primer tatuaje en la convención, debe saber que va a haber tatuadores certificados y muy buenos para su trabajo. Uno sí debe estar muy seguro de lo que se quiere hacer, porque un tatuaje es para toda la vida”, aconseja Caím.

El artista colombiano cree que la cultura del arte corporal ha crecido mucho en Ecuador y prueba de ello es este encuentro anual organizado por el estudio Karla Tattoo, que el año pasado convocó a la Mujer Vampiro y al Hombre Ajedrez, entre otros reconocidos personajes de la modificación alrededor del mundo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (14)