21 de enero de 2016 12:36

En Brasil aumenta la preocupación por el virus de Zika en mujeres embarazadas

La picadura de un tipo específico de mosquito puede transmitir el virus del Zika. Lo que causa mayores problemas en mujeres embarazadas

La picadura de un tipo específico de mosquito puede transmitir el virus del Zika. Lo que causa mayores problemas en mujeres embarazadas. Foto: Wikicommons

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 5
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia DPA

Estar embarazada, vivir en el noreste de Brasil y ser picada por un mosquito puede ser el comienzo de un calvario en este país sudamericano. Sobre todo si ese mosquito es el 'famoso' Aedes aegypti, ya que en ese caso existe la posibilidad de que le transmita a la futura mamá el virus de zika, un recién llegado a Brasil.

Si esto sucede, hay grandes probabilidades de que el bebé en gestación nazca con microcefalia, una malformación cerebral que dificultará su desarrollo y cuyas secuelas lo acompañarán durante toda la vida. La enfermedad se diagnostica cuando el bebé nace con un perímetro craneal de 32 centímetros o menos.

El nuevo temor de las embarazadas a ser picadas por el mosquito, que también transmite los virus del dengue y del chikungunya, hasta hace poco inexistente en Brasil, está hoy más que justificado. Hasta hace poco más de un año era casi imposible que una mujer fuera infectada en Brasil con el zika.

En abril se constató, por primera vez, la circulación de este virus en el país. Asimismo, hasta 2014 las posibilidades de que un niño naciera con microcefalia eran mínimas: por año nacían entre 100 y 120 bebés con esa enfermedad. Pero en noviembre pasado se comprobó que el virus zika puede causar la dolencia.

Esta semana, se ratificó a su vez la trasmisión intrauterina del virus al bebé. Fue así que lo imposible -que una mujer fuera infectada con el zika en Brasil y/o tuviera un niño con microcefalia- se hizo dramáticamente probable.

De hecho, fue lo que les sucedió a al menos 3.893 mujeres en 760 ciudades de 21 estados del país. Este es el número de casos de microcefalia presuntamente asociados al virus de zika notificados por el Ministerio de Salud en su último informe epidemiológico, divulgado el 21 de enero del 2016.

De ese total, 49 resultaron en la muerte de los bebés. "La epidemia de microcefalia causada por el virus zika será una de las más graves de la historia de la salud brasileña. Millares de niños tienden a nacer con una disminución importante del cerebro, lo que conlleva daños mentales severos, crisis convulsivas y dificultades motoras para el resto de sus vidas", escribió el médico y diputado federal Osmar Terra, en una columna divulgada el miércoles por el diario "Folha de Sao Paulo".

En su artículo, titulado 'Tragedia a camino', el facultativo pone énfasis en lo que llama "otro dato asustador": "Por cada caso de microcefalia con síntomas claros existen de seis a diez casos con levísimos síntomas, al punto de pasar desapercibidos". El temor a la picadura fatal durante los tres primeros meses de embarazo, periodo de mayor incidencia del virus sobre el feto, se convirtió así en terror.

Algunas mujeres optaron por evitar el contacto con el Aedes aegypti, cubriendo sus cuerpos por completo aún bajo temperaturas tórridas, o usando repelentes, que en los últimos meses "desparecieran" de los estantes de los supermercados y comenzaron a ser ofrecidos a través de la web a precios astronómicos.

Otras optaron por recursos como mínimo drásticos, como cancelar procedimientos de fertilización asistida ya agendados. Una clínica de Sao Paulo llegó al punto de suspender la transferencia de embriones congelados a los úteros de sus madres, tal como estaba previsto, hasta "aguardar los números de la enfermedad y definir el momento más seguro", según dijo a "Folha el ginecólogo Artur Dzik, director de la Sociedad Brasileña de Medicina Reproductiva.

El Gobierno descartó de plano el recomendar a las mujeres que posterguen los embarazos planificados a raíz de la epidemia de microcefalia, tal como hizo, por ejemplo, el Gobierno de Colombia. "De ninguna manera. Nosotros orientamos a las personas a reducir las probabilidades de contraer el virus, pero no interferimos en la decisión sobre cuándo quedar embarazadas", dijo a dpa el asesor de prensa del Ministerio de Salud, Diogo Caixote.

Muchas mujeres que se enfrentan al diagnóstico de microcefalia ni siquiera saben de qué se trata. Fue el caso de Suzana Bertolucci, de 33 años, quien se enteró de que su niña tenía la enfermedad cuando faltaban entre cuatro y cinco meses para el parto. Tras debatirse entre la vida y la muerte, la niña superó los problemas ocasionados por un sistema nervioso "muy afectado", dificultades para respirar, convulsiones y un cerebro "bastante dañada".

Por eso, su madre la califica como "una guerrera". "Es guerrera, luchó por sobrevivir. (...) Se alimenta bien, llora cuando tiene hambre, cambia el día por la noche y se calma cuando le canto una canción, como cualquier otro bebé", contó la mujer a "Folha".

No obstante, su hija está destinada a sufrir algunos de los síntomas propios de la enfermedad que padece, como malformaciones en el sistema nervioso central, destrucción del tejido cerebral, trastornos neurológicos, retardo mental, sordera, problemas para moverse, y atrofia muscular, entre otros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)