19 de April de 2010 00:00

Bolivia acoge desde mañana la cita climática

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Bonn, La Paz.

Las conversaciones para fijar nuevas metas de reducción de gases invernadero no avanzan desde la Cumbre de Copenhague de diciembre. La reunión de Cochabamba, Bolivia, que empezará mañana, puede incidir en el rumbo de las negociaciones oficiales.Por primera vez tras la 15 Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, realizada en la capital danesa, unos 2 000 delegados de 190 países se reunieron en Bonn, la semana pasada, para evaluar formas de llegar a un acuerdo.

El secretario ejecutivo de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (Cmnucc), Yvo de Boer, reconoció oficialmente en Bonn el fracaso de la cumbre de Copenhague. También señaló que los objetivos planteados por las naciones industrializadas “no son ni de cerca los adecuados”.

De Boer, quien en febrero anunció su renuncia a la Cmnucc, que se efectivizará el 1 de junio, descartó toda posibilidad de que se llegue a un acuerdo en la 16ª Conferencia, que se realizará a finales de este año en el balneario mexicano de Cancún.

Por su parte, el jefe de la delegación boliviana en Bonn, Pablo Solón, calificó el acuerdo final de la Cumbre de Copenhague de “poco democrático”. También recordó que el documento no fue aprobado por la sesión plenaria, “sino que fue impuesto por el presidente de EE.UU. , Barack Obama”.

El delegado boliviano también condenó la decisión de Estados Unidos de recortar la asistencia para cuestiones ambientales, en el marco de la llamada Iniciativa Climática Global, para las naciones en desarrollo que se oponen al acuerdo de Copenhague. El recorte incluye USD 5,5 millones para Bolivia y Ecuador.

Solón invitó a la sociedad civil y a todas las naciones, en especial los países en desarrollo, a participar en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, que organiza su Gobierno en Cochabamba.

Las naciones en desarrollo, encabezadas por China, la India, Bolivia y Ecuador, rechazaron el acuerdo de Copenhague porque no fija objetivos precisos para reducir las emisiones contaminantes. El documento solo se propone evitar que la temperatura promedio del planeta aumente 2 grados para el 2050, en comparación con 1850, cuando comenzaron los registros.

En la reunión de Cochabamba, que concluirá el jueves 22, participarán los presidentes Daniel Ortega, de Nicaragua; Rafael Correa, de Ecuador; Hugo Chávez, de Venezuela; Fernando Lugo, de Paraguay, y el anfitrión Evo Morales, de Bolivia.

A la cita se inscribieron 7 500 personas de 107 naciones, entre las cuales más de 5 000 son de movimientos sociales, 847 representantes de gobiernos y 442 de organismos internacionales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)