26 de octubre de 2015 15:10

Maquina que fulmina 'esas' grasas 

Angie Parra y Eduardo Centeno dirigen las clases de ‘cardio’. Sugieren ganar resistencia para aumentar el ritmo de trabajo. Colaboración de Pacific Gym. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Angie Parra y Eduardo Centeno dirigen las clases de ‘cardio’. Sugieren ganar resistencia para aumentar el ritmo de trabajo. Colaboración de Pacific Gym. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 2
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 14
Paola Gavilanes

Si su deseo es bajar de peso o quemar calorías puede probar suerte con las máquinas ‘fulmina grasa’, como se conoce a la caminadora, la elíptica y la bicicleta estática. Llevan aquel nombre porque sobre ellas se realiza un trabajo aeróbico, indispensable para deshacerse de los ‘rollitos’ que se acumulan en el cuerpo.

Eduardo Centeno, entrenador esmeraldeño, sugiere, además de esas tres alternativas, saltar la cuerda o hacer uso de los espacios verdes para trotar.  La ventaja de utilizar esas tres máquinas es que las personas pueden ejercitarse bajo techo y entrenarse a la hora que deseen.

Además, en la elíptica y la bicicleta estática no existe un mayor impacto. En caso de que alguien presente una molestia en la rodilla o en la espalda, se le aconseja solo caminar y evitar trotar sobre la primera máquina.

Si Centeno tuviera que elegir a uno de esos aparatos para quemar esas calorías adicionales, se quedaría -dice- con la elíptica, pues además de trabajar la zona cardiovascular, ayuda a tonificar los músculos de los brazos, pecho, espalda, abdomen y piernas. Esa máquina es considerada una de las más completas. Por esa razón está presente en la mayoría de gimnasios del país.

El trabajo sobre la caminadora, la elíptica y la bicicleta estática contribuye a reducir medidas. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

El trabajo sobre la caminadora, la elíptica y la bicicleta estática contribuye a reducir medidas. Foto: Julio Estrella/ EL COMERCIO.

Con la bicicleta estática, en cambio, se fortalece, sobre todo, el tren inferior, la zona lumbar y abdominal.

Una clase sugerida para quemar grasa contempla entre 30 y 45 minutos. No hace falta colocarse fajas ni fundas de plástico sobre el cuerpo para sudar más, porque aquello no representa el porcentaje de grasa que se quema durante la actividad física, según Centeno.

Para conseguir los resultados deseados, los especialistas recomiendan entrenarse, al menos, cuatro días a la semana, por cerca de 45 minutos. El trabajo se inicia lento, después, aceleran el paso y finalmente, elevan el ritmo cardíaco hasta llegar, por lo menos, al 75% de su capacidad.

Antes de subirse a alguna de estas máquinas es importante calentar los músculos y articulaciones y solicitar al entrenador una guía de trabajo. Después de culminar esta jornada, se recomienda asistir a la sala de máquinas (pesas) para cumplir con un trabajo de definición y tonificación.

La constancia y la guía de un nutricionista también garantizan el éxito en su misión por deshacerse de esa grasa extra.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (14)
No (1)