6 de mayo de 2016 00:46

Los bebés nacidos después del terremoto dan alegría a los afectados

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 11
Isabel Alarcón

En el momento del terremoto toda su familia corrió a proteger su vientre. Pamela Mera trató de lucir tranquila pero su mayor preocupación era el bienestar de la pequeña que estaba a pocos días de nacer. Desde ese momento empezó la odisea de "abril 7.8", como la llaman de broma sus familiares, para llegar a este mundo.

Después del susto y a pesar de que la estructura de sus casas se había caído, todos buscaron agua con azúcar para que la joven madre pasara los nervios y nada le afectara a la pequeña que estaba por nacer. Aunque creían que su parto se podía adelantar, Mera pudo continuar su embarazo.

A siete días del sismo los dolores empezaron. Los hospitales en Bahía no atendían y las clínicas no querían atender un parto en la noche por miedo a operar en medio de un posible sismo. La joven madre tuvo que aguantar lo que más pudo durante la noche y a la mañana siguiente sus familiares la llevaron de inmediato para que fuera atendida.

En medio de los rezos de todos, la pequeña nació a las 08:30 a ocho días del terremoto que cambió la vida de sus padres. Aún no le colocan un nombre, aunque todos aportan con ideas referentes a la situación que vivió. Abril, Siete punto ocho, Rafaela o una mezcla de los tres son las sugerencias que su madre todavía no acepta.

La pequeña ahora vive en la casa de su abuela, donde varios familiares y vecinos se refugian tras haber perdido sus viviendas. "Es un regalo y una luz en medio de la tragedia", dicen sus parientes, mientras la bebé duerme tranquila en su pequeño colchón sin percatarse de lo que pasa alrededor.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (5)
No (1)