15 de julio de 2014 00:00

La repetición es básica en el proceso cognitivo del bebé

notitle
Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 4
Contento 0
Andrea Gordón. Redactora
agordon@elcomercio.com

Desde los 5 meses de gestación los bebés empiezan a percibir las cosas que pasan a su alrededor. Esto se debe a que todos los sentidos se desarrollan en el útero, excepto la vista.

Cuando los niños nacen tienen cerca de 100 000 millones de neuronas, aunque la mayoría no está conectada entre sí y no funciona por sí misma.

Pero mientras crecen se conectan por medio del proceso denominado sinapsis, que se relaciona con factores externos como la nutrición, cuidado, afecto, estimulación individual y sensorial que reciben los pequeños por parte de sus padres.

Tracey Tokuhama Espinosa, decana de la Facultad de Educación de la Universidad de las Américas (UDLA), indica que los bebés empiezan a aprender desde los 5 meses de gestación. Por ello, “a partir de la sinapsis se puede evidenciar el avance en el aprendizaje que se consolida con cada nueva experiencia que viven durante su crecimiento”.

Durante el primero y segundo años de vida, el cerebro crece por minuto ya que su estructura se organiza para llegar a desarrollar su actividad. El 85% del cerebro de los niños se desarrolla durante los primeros 5 años de vida.

Tokuhama señala que el aprendizaje es un proceso de construcción que no surge de la noche a la mañana. Los bebés aprenden por medio de acciones repetidas que permiten alcanzar la madurez del cerebro.

La etapa de 0 a 3 años es decisiva para que los niños generen conexiones neuronales, ya que los estímulos emocionales, afectivos, verbales, visuales y auditivos orientan y conducen el proceso de interconexión de las neuronas.

Para Ana María Viteri, psicóloga y docente de la Universidad San Francisco de Quito, el contacto entre padres e hijos es fundamental, ya que permite forjar experiencias nuevas que configuran el aprendizaje.

Ella explica que es importante hablarles a los niños cuando son pequeños pero hay que evitar tonos y palabras que no se entiendan.

Además, Tokuhama señala que “el desarrollo del lenguaje está conectado con la calidad del pensamiento”.

En el 2012, el investigador Jacques Mehler mostró que al nacer ya existen ciertos procesos perceptivos que funcionan con especificidad hacia el lenguaje. Por ejemplo, los bebés distinguen si se les habla en su lengua natural o con frases invertidas, lo que provoca una reaccionan distinta.

Además, una mala alimentación genera un impacto en el correcto cableado cerebral. Una investigación de la Universidad de Brown en EE.UU. en el 2013 reveló que los beneficios de amamantarlos superan los de la leche de fórmula.

Este fue el primer estudio que analizó, mediante imágenes de resonancia magnética (IRM), las diferencias asociadas a la lactancia en el desarrollo cerebral de niños sanos.

Los investigadores analizaron el cerebro de 133 niños de entre 10 meses y 4 años de edad, mientras dormían. Para llegar a estas conclusiones, se agrupó a los niños en tres categorías: los alimentados solo con leche materna, solo con fórmula y con una combinación de ambas.

Las diferencias entre los tres grupos fueron sustanciales a partir de los 2 años de edad, cuando la cantidad de mielina en los niños de lactancia exclusiva superó de un 20% a un 30% la de los otros dos grupos.

ETAPAS DEL DESARROLLO COGNITIVO DE LOS NIÑOS DESDE LOS 0 AÑOS DE EDAD

Etapa sensoriomotriz (0-2 años). En este periodo se construye la inteligencia del bebé en un plano sensoriomotor. El niño se relaciona con el mundo a través de los sentidos y las acciones.

Subestadio I (Ejercicio de los Reflejos). Se desarrolla en el primer mes de vida y se basa en los reflejos del bebé, ya que necesita de la repetición y de la ejercitación para poder adaptarse en su entorno.

Subestadio II (Desarrollo de Esquemas). En este periodo se producen los primeros hábitos del bebé basados en los reflejos. Por ejemplo, la acción de chuparse el pulgar implica una coordinación entre mano y boca.

Subestadio III (Descubrimiento de los Procedimientos). En este periodo ya tienen desarrollado el área visomotriz y puede observar con su mirada lo que realiza con su mano. Muestra interés hacia el mundo exterior.

Pensamiento preoperacional (2 a 7 años).  Los niños y niñas utilizan símbolos para representar a los objetos, los lugares y las personas que conocen. En esta etapa inicial el pensamiento del niño es todavía rudimentario.

Pensamiento de operaciones concretas (6-12 años). En esta etapa, comienza el razonamiento, los pensamientos dejan de ser intuitivos y se basan en el razonamiento. Aplica la lógica y comienza a pensar en lo posible.

Pensamiento formal abstracto (12 años en adelante).  Se logra la abstracción sobre conocimientos concretos observados, lo cual permite a los niños emplear el razonamiento lógico inductivo y deductivo en la resolución de problemas.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)