3 de octubre de 2016 15:43

Diseñador kayambi creó basurero inteligente para ayudar al reciclaje

Para más información del proyecto,  usted puede comunicarse con Juan Pablo Tituaña al correo electrónico juantitu@gmail.com. Fotos: Cortesía Pablo Tituaña
.

Para más información del proyecto, usted puede comunicarse con Juan Pablo Tituaña al correo electrónico juantitu@gmail.com. Fotos: Cortesía Pablo Tituaña
.

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 1
Contento 33
Redacción Tendencias
F - Contenido intercultural

La labor del reciclaje de deshechos comienza desde cada uno. Esto es algo que estaba muy claro para Juan Pablo Tituaña, diseñador multimedia de 29 años, perteneciente al pueblo Kayambi, cuando decidió incursionar en nuevas tecnologías para ayudar con la preservación del medio ambiente.

Mientras cursaba la carrera de Interactividad y Multimedia en la Universidad San Francisco de Quito, en el 2012, tuvo la idea de convertir los basureros convencionales en herramientas educativas e interactivas.


Es así que decidió crear el primer basurero parlante del país, que está en capacidad de indicar a las personas qué tipo de deshechos deben ser depositados en cada recipiente.


Aplicando sus conocimientos de diseño, él encontró que una buena forma de ayudar en la tarea del reciclaje era haciendo transparentes los botes de basura.

La gente – explica Tituaña – no siempre asocia los colores de los tachos de basura con el tipo de contenido que debe ir en ellos. Mientras más opciones se le presenta a los usuarios, más posibilidad de confusión existe.


Además de la ayuda visual que constituye el recipiente en sí, los contenedores del basurero inteligente reciben residuos varios, papel limpio y botellas. Algunos de estos se encuentran acompañados de sensores y de un monitor. 


Al tratarse de una herramienta educativa, la idea es presentar imágenes que ilustren cómo el reciclaje contribuye a preservar el ambiente.


En la pantalla se despliega una simulación de un fondo marino, mediante una animación interactiva en la cual un brazo mecánico va retirando basura cada vez que detecta que alguien ha depositado algo para reciclar. De esta manera se ofrece una experiencia diferente a quienes están aportando su grano de arena.


Los elementos que se visualizan en el monitor se activan por medio de los sensores de cada recipiente. Mientras más basura se ha separado correctamente, la animación mostrará un ambiente cada vez más limpio y saludable.

La creatividad de Tituaña ha llegado hasta su comunidad en el Quinche. Él espera financiamiento para desarrollar más basureros educativos que resuelvan el dilema del reciclaje a escala nacional y que ayuden en la conservación.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (0)